Estados Unidos ante la oportunidad de mejorar su modelo de votación

Estados Unidos usa más de 3 mil soluciones tecnológicas del voto. Foto: Emol.

Estados Unidos usa más de 3 mil soluciones tecnológicas del voto. Foto: Emol.

Las elecciones del pasado 8 de noviembre en Estados Unidos han dejado huella, que no solo debe ser vista desde los resultados presidenciales –Donald Trump le ganó a Hillary Clinton en votos electorales, pero no en voto popular- sino que además pueden servir de marco para que este país siga evolucionando en materia de garantías comiciales.

Al término del proceso, la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) difundió un informe preliminar, donde además de destacar el comportamiento cívico del electorado, resaltó algunos problemas técnicos que retrasaron el ejercicio del voto en variados condados.

El equipo de observancia, que por primera vez trabajó en Estados Unidos, refirió que “en ocasiones, las filas largas se debían a fallas técnicas esporádicas del equipo electoral, como los escáneres o, en el caso de Colorado, del Sistema de Inscripción de Votantes y Elecciones  del Estado de Colorado  (SCORE),  que estuvo sin funcionar durante unos 20 minutos”.

Advirtió el organismo que estas dificultades técnicas fueron resueltas de manera eficiente siguiendo  los procedimientos para imprevistos que se habían adoptado, pero otros análisis destacan que muchos de estos problemas pueden obedecer a la obsolescencia de las máquinas que se usan en todos los estados del país, pero cuya administración realiza cada condado, por lo que son múltiples los modelos que están operativos.

A la luz de lo ocurrido durante la jornada, los inconvenientes no generaron problemas ni dudas sobre los resultados, sin embargo, resulta pertinente insistir en la necesidad de que las autoridades locales, no descuiden la necesidad de renovar su tecnología.

La actualización de los equipos, no solo supone facilitar el voto, fortalecer la seguridad y blindar el proceso de sufragio, sino que podría permitir mejorar el voto de los Estados Unidos en uno de sus puntos débiles: los resultados que se informan la noche de las elecciones son sólo preliminares, y cada estado tiene en promedio hasta cinco semanas para formalizar el cómputo.

Esta situación ha hecho que más de una semana después todavía no haya un escrutinio definitivo, por cuanto sigue en proceso de conteo el llamado voto anticipado, ese que se realiza desde semanas antes de los comicios, pero que en realidad se cuenta mucho después de terminado el proceso, dependiendo de las normas que tenga cada condado o estado.

Estados Unidos tiene una democracia sólida, y el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon,  llamó a conservar ese espíritu tras los comicios: “después de una campaña electoral reñida que a menudo causó divisiones, es preciso recordar y reafirmar que la unidad en la diversidad que caracteriza a Estados Unidos es una de las fortalezas del país”.

No obstante, viabilizar la actualización de su tecnología electoral no solo colaborará para que sus electores se sientan más seguros, sino también para mostrar a sus pares que con la tecnología adecuada, no vale ninguna acción que intente subvertir la voluntad popular.

Estados Unidos ante el desafío de los resultados electorales preliminares

Foto: La Radio del Sur

Foto: La Radio del Sur

Estados Unidos volverá a votar este 8 de noviembre. La elección del sucesor del presidente Barack Obama ha estado marcada por una virulenta campaña electoral, que incluso ha tocado al sistema comicial. Uno de los aspirantes, el republicano Donald Trump, ha adoptado una posición inédita en el país: no ha garantizado si aceptará los resultados.

A raíz de la voluble posición de Trump, la expectativa por la aprobación del escrutinio va in crescendo, pero hay temas electorales que siguen fuera de los reflectores, aunque el país requiera su revisión y modificación, es el caso del proceso de oficialización de los resultados.

En este país, la administración electoral corresponde a los condados, por lo cual cada uno tiene sus propias leyes, y pueden presentar diferencias importantes tanto jurídicas como técnicas. Por ejemplo, en la práctica, los resultados que se informan en la noche de las elecciones son preliminares, y cada estado tiene en promedio hasta cinco semanas para formalizar el cómputo.

Además pasa que el llamado voto anticipado, aunque como su nombre lo indica se hace semanas antes de los comicios, en realidad se cuenta mucho después de terminado el proceso, dependiendo de las normas que tenga cada condado o estado.

Esta realidad procedimental no ha afectado mayormente al país, pues las bases de su Democracia son sólidas, pero ahora que uno de los aspirantes a la Casa Blanca pone en duda su aceptación del escrutinio, los fantasmas que surgieron en el 2000 vuelven a aparecer. En aquel proceso, el estrecho margen entre candidatos y los errores en la identificación y conteo de los votos del estado de la Florida, generaron un escándalo que aún está presente en la población, pues difirió durante semanas la resolución de la elección.

Ante la incertidumbre que vive Estados Unidos sobre la transferencia del poder que se avecina, bien vale que las organizaciones civiles, los partidos políticos y los electores hagan foco en la necesidad de revisar las leyes que dificultan que el conteo de los votos el mismo día de los comicios tenga carácter oficial.

La seguridad que da al electorado el anunciar resultados formales sin retraso, hace la diferencia en situaciones extremas, pero no atípicas, como un margen estrecho entre candidatos; denuncias de irregularidades y errores en el conteo manual.

Estados Unidos tiene el desafío de mejorar en los ámbitos local y regional el proceso de certificación del escrutinio, para evitar que los resultados preliminares empañen un sistema reconocido como seguro, pero que tiene un amplio margen para mejorar y blindarse.

Registraduría colombiana ofrece resultados rápidos

Foto: El Tiempo

Foto: El Tiempo

El plebiscito del 2 de octubre en Colombia no solo sorprendió por los resultados adversos al acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc sino también por la rapidez con la que la Registraduría de Colombia entregó los cómputos parciales.

Según palabras del propio registrador Juan Carlos Galindo Vácha, 55 minutos después del cierre de mesas, se emitió el boletín 11 con 97,88% de los votos escrutados.

Dicho esto, y en aras de generar un debate constructivo que conduzca a mejores elecciones en la región, es importante aclarar algunos puntos sobre el sistema electoral colombiano que inciden en la forma en que se publican resultados.

Plebiscito – Si vs No. El referéndum realizado en Colombia fue el tipo de elección más sencilla que existe. Los votantes marcaron en una papeleta una de dos opciones disponibles: Si o No. Contar los votos en este tipo de contiendas no representa mayor problemas. Sin embargo, es en elecciones más complicadas donde el sistema de conteo manual muestra sus costuras.

Basta recordar lo ocurrido en las elecciones legislativas de marzo de 2010, pues en esa votación debieron pasar varios días para conocer quiénes ocuparían las curules, y luego meses para que los cargos fuesen asignados oficialmente. Lo mismo ha pasado en procesos regionales y municipales.

Cierre de la votación con hora fija. A diferencia de otros países donde la votación se extiende siempre y cuando haya electores dispuestos a participar, en Colombia la votación se cierra a las 4 pm. Además, mientras que algunas naciones tienen que esperar a que todos los centros de votación hayan cerrado, en Colombia, a las pocas horas se pueden comenzar a publicar en línea los resultados parciales.

Resultados oficiales vs pre conteo

Los anuncios realizados la noche de la elección corresponden a un conteo no oficial. Este preconteo es de carácter informativo y carece de validez frente al escrutinio oficial que se divulga semanas después.

Tal y como advierte la misma página web de la registraduría: Acuerdo No 019 de 1994 del CNE: “…los boletines expedidos por la Registraduría tienen mero             carácter informativo y jamás pueden considerarse como documentos electorales que definan una elección…“.

Resultados en línea

La página web de la registraduría reflejó en tiempo real los resultados del preconteo a medida que estos fueron siendo recibidos por las autoridades.

La publicación de resultados definitivamente añade transparencia al proceso. En otros países de la región, como es el caso de Venezuela, las autoridades, antes de dar a conocer públicamente los resultados, los comparte con los actores políticos, de manera que éstos puedan contrastarlos con sus estimaciones. Esto retrasa la publicación de manera significativa, restando credibilidad y dándole un inmerecido protagonismo a los políticos.

A pesar de que la rapidez de estos resultados invite a algunos a manifestarse a favor del voto manual, vale tener en mente un detalle importante. A pesar de la sencillez de la elección, el número de votos nulos (170.946) y no marcados (86.243) es casi cinco veces mayor a la diferencia entre la opción del Si y la del No (53.994). Si bien no hay razones para pensar que haya habido alguna conducta indebida por parte de los operadores que procesaron los votos, estos no deberían tener la potestad de decidir la elección. La exactitud de los resultados es uno de los mejores argumentos que tienen quienes promueven la aplicación de tecnología para registrar el voto.