Costa Rica abre el ciclo electoral 2018 en Latinoamérica

Foto: Hispantv

Costa Rica es el primer país de Latinoamérica que celebrará elecciones este año. El 4 de febrero será la primera vuelta en la que se elegirá el próximo Presidente. Además se escogerán a los 57 integrantes de la Asamblea Legislativa.

Es importante destacar que el año pasado Costa Rica decidió retrasar la implementación del voto electrónico por falta de presupuesto, lo que lo obligará a repetir el uso del voto manual.

Ficha del proceso

  • La primera vuelta presidencial constituye la décimo séptima elección convocada en el país desde la fundación de su segunda República en 1949. Un total de 13 candidatos se disputan la primera magistratura.
  • 40% de votos válidos es la meta que debe alcanzar un candidato para hacerse con la presidencia sin la necesidad de una segunda vuelta.
  • 3,2 millones de costarricenses están convocados para sufragar.
  • 12 horas (de 6:00 am a 6:00 pm) durará el proceso de votación
  • El modelo de voto que usa Costa Rica es manual, con papeletas que deben ser marcadas con una X y luego depositadas en la urna, para ser contadas por cada junta receptora de votos.

¿Cuáles son los pasos que se seguirán para votar?

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) informó que la dinámica de votación para el próximo 4 de febrero será simple.

  • En principio, cada elector deberá ubicarse en una lista dispuesta a las afueras de la junta receptora de votos donde le corresponda sufragar; para conocer su número de elector.
  • Al ingresar a la junta, se deberá entregar la cédula e informar el número de elector a los integrantes de la junta.
  • Firmar el padrón registro en el espacio que se le indique.
  • Luego de recibir las papeletas, el elector debe ir al recinto secreto para votar.
  • En la boleta se deberá marcar con una equis la o las casillas de su preferencia.
  • Luego de votar, se debe depositar la papeleta en las urnas respectivas de manera que quienes integran la junta receptora puedan ver sus firmas en las papeletas.
  • El proceso cierra cuando el elector retira su cédula de identidad.

Identificación biométrica

Aunque Costa Rica mantendrá el voto manual, hace un tiempo modernizó con tecnología biométrica una de las etapas del proceso electoral, la identificación. El TSE indica que la verificación permite el cotejo de la huella dactilar con la registrada en la base de datos del Tribunal a partir de su número de cédula de identidad.

Algunas de sus características son:

  • La información suministrada por la base de datos del Tribunal está protegida, resguardada y controlada.
  • Los datos que alimentan el servicio solo serán actualizados por los procesos registrales y de cedulación del Tribunal, para asegurar que no haya dos ciudadanos con la misma huella dactilar, ni que la huella asociada a un número de identidad se conecte con los datos de otra persona.
  • El servicio está disponible las 24 horas del día los 7 días de la semana.

Seguridad y acceso

  • El TSE informó que alrededor de 000 personas fiscalizarán las elecciones del 4 de febrero, entre fiscales, miembros de mesa, auxiliares electorales, encargados de centros de votación, delegados del organismo y observadores nacionales e internacionales.
  • La mayor cantidad de fiscales corresponden a miembros de mesas de votación con 31.906, seguido por representantes de los partidos políticos con 22.320 y auxiliares electorales del TSE con 12.395.
  • Los observadores internacionales acreditados hasta el momento son 19. Incluye a la delegación de la Organización de Estados Americanos (OEA) que será encabezada por el expresidente de Colombia Andrés Pastrana.
  • Con el propósito de facilitarles el voto secreto a las personas con discapacidad y a los adultos mayores, el TSE dispondrá de plantillas braille, plantillas antideslizante que se utilizan para colocar la papeleta sobre ella e impedir que se mueva de la superficie facilitando el marcado a personas con alguna discapacidad motora, así como lupas para ayudar a los electores con alguna limitante visual, y fichas de comunicación para permitir a votantes con algún impedimento del habla comunicarse.

Todos estos son algunos de los detalles de las próximas elecciones de febrero. Se aspira que buena parte del padrón ejerza su derecho al sufragio y refuerce sus ideales democráticos, pero también se espera que las autoridades electorales hagan valer la necesidad de aplicar lo probado hace unos años: que la tecnología puede ser puesta, eficientemente, al servicio de la voluntad popular, y que le llegó el tiempo a Costa Rica.

Anuncios

Los vicios y fallas del voto manual incendian Honduras

Foto: Estrategia & Negocios

El domingo 26 de noviembre Honduras realizó elecciones generales. Lamentablemente, tras nueve días de conteo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) no ha podido proclamar al vencedor debido a múltiples fallas en el procesamiento de los votos.

En vista de la escasa entre los dos candidatos más votados (1,5% del padrón), y a la luz de la gran cantidad de denuncias de fraudes e irregularidades (inconsistencias numéricas en las y carga errada del escrutinio), el TSE está llevando a cabo un reconteo que ha dilatado más de una semana el proceso y ha provocado un terremoto político.

Este episodio pone al desnudo, una vez más, la obsolescencia del sistema electoral hondureño, y deja en evidencia cómo el voto manual puede retrasar la publicación de resultados y afectar la credibilidad de las instituciones.

Para peores males, la violencia se apoderó de muchas regiones del país, lo que llevó a las autoridades a declarar un toque de queda. Muertes, saqueos, quema de vehículos, desordenes y otras formas de protesta se prolongaron durante días, agravando los pronósticos sobre la estabilidad de la democracia hondureña.

Secuencia de eventos infortunados

El mal desempeño del escrutinio manual se vivió desde las primeras horas del proceso, cuando el Tribunal Supremo Electoral anunció que no podría comunicar el resultado del conteo porque la información de la que disponía no era suficiente. Acto seguido, dos de los candidatos – el presidente Juan Orlando Hernández y Salvador Nasralla– se dieron como ganadores, y los problemas no pararon.

Los primeros datos se ofrecieron casi 48 horas después de los comicios, luego de un lento cómputo de menos de 60% de las papeletas que lejos de aclarar el panorama, enrareció el proceso.

En los días siguientes se registraron diversas situaciones que aumentaron las dudas. Por ejemplo, tras el primer boletín en el que el opositor Nasralla aventajaba en casi cinco puntos a Hernández, la página del TSE dejó de actualizarse por casi 36 horas y a las pocas horas cuando volvió a estar en línea, el resultado se había revertido.

Seguidamente otro fallo técnico del portal del Tribunal Electoral volvió a suspender la publicación de resultados, y desde allí la desconfianza fue total para el candidato que está en segundo lugar, los grupos que lo apoyan, y buena parte del electorado.

Nasralla acusa al partido de Gobierno de haber cometido fraude, y asegura que 5 mil 173 actas son la prueba de las irregularidades que le están arrebatando el triunfo. Para explicar la forma de cómo fue alterado el escrutinio, pidió audiencia con la misión de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Esta petición abre un nuevo episodio en Honduras. Las elecciones terminaron y el escrutinio también, pero el proceso comicial sigue en proceso, a la espera de que el vencedor sea proclamado.

Por ahora el TSE defiende el modelo de votación, pero hay que recordar que hace unos meses estalló un escándalo que dejó mal parado el sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (Trep) y el Sistema Integrado de Escrutinio y Divulgación de Resultados (Siede), el primero se encarga de transmitir, vía telefónica, a un centro de cómputo el resultado del conteo manual, y el segundo permite el escaneo y transmisión de actas electorales a través de internet.

Ambos modelos tecnológicos vienen usándose desde hace varios años, el Trep desde 2009 y el Siade desde 2012, con diversos problemas y generando desconfianza, pero este año se supo del origen de los contratos suscritos por el TSE con empresas como Mapa Soluciones, Geotech, Intelred y Corporación Majo, que violan las mínimas normas y garantías en la entrega de contratos públicos.

Ante las denuncias, y lo ocurrido tras las generales del 26 de noviembre, es evidente que en Honduras la transparencia en el manejo del sistema electoral es precaria. El país enfrenta un momento decisivo: o se encamina a depurar los procesos y transforma el modelo de votación, o terminará afectando sin remedio la credibilidad institucional y la confianza ciudadana.

La Democracia y la tecnología electoral se afianzan en el mundo

Venezuela cuenta con elecciones 100% automatizadas. Foto: Noticias24

Venezuela cuenta con elecciones 100% automatizadas. Foto: Noticias24

Durante 2015 unas 600 millones de personas en 100 países acudieron a las urnas utilizando distintos sistemas electorales. Esta actividad dejó claros vencedores, pero también importantes derrotados.

Por ejemplo, mientras se afianzó el empleo de tecnología electoral en Venezuela, Estonia y algunas regiones argentinas, otros países vieron como sus modelos manuales de votación sembraron dudas, sobretodo por la ineficiencia mostrada a la hora de escrutar los sufragios. Veamos algunos de estos casos.

Estonia

El pasado 1° de marzo,  30% del electorado de Estonia emitió su voto en línea. Esta nación lidera el uso del sufragio por Internet, y en la última jornada comicial -para renovar el Parlamento- ratificó su posición de líder mundial en esta tecnología electoral.

Estonia cuenta con la plataforma de votación por Internet más avanzada del mundo y es el que suma más elecciones realizadas ofreciendo la opción de votar por esa vía.

Venezuela

Los venezolanos renovaron su Parlamento el pasado 6 de diciembre; elecciones en las cuales la voluntad popular estuvo resguardada por el sistema de voto electrónico más completo del mundo –involucra desde la autenticación del elector hasta la promulgación de resultados. Esta fue la décima cuarta elección nacional desde el año 2004 que se realiza haciendo uso de la tecnología provista por la trasnacional Smartmatic. Los resultados corroboraron que indistintamente de la fricción política que vive el país o lo reñido de los resultados, el voto electrónico auditable de esta nación – se aplica una batería de 23 revisiones– permite cumplir sin contratiempos las exigencias.

El modelo de votación es 100% automatizado: autenticación del votante a través de la huella dactilar, sufragio mediante máquinas de pantalla táctil y tarjetón electrónico. Los equipos almacenan, cuentan, totalizan y transmiten los resultados de forma cifrada, y además imprimen un comprobante de papel con la voluntad de cada elector.

A lo largo de los 11 años de uso de este sistema, han ganado y perdido candidatos de todas las posturas, con lo cual se han podido librar fuertes batallas políticas sin resquebrajar la confianza del electorado.

Argentina

Los argentinos tuvieron un intenso año electoral, pues el calendario que arrancó el 8 de febrero con primarias en algunas regiones, culminó en la inédita jornada del 22 de noviembre, cuando se eligió en balotaje al Presidente de la República. Durante este largo proceso comicial los aciertos y errores dejaron en evidencia la necesidad de que el país automatice su votación.

Cabe citar dos ejemplos: el mal desempeño del escrutinio manual durante la primera vuelta electoral presidencial -el primer boletín se retrasó seis horas por lo estrecho del resultado-, así como la escandalosa elección en Tucumán, que tras ser anulada por fraude fue luego validada.

En el país coexisten múltiples modelos comiciales, tal es el caso de las elecciones nacionales donde se utiliza la boleta múltiple (una papeleta por cada fuerza), en Santa Fe se usa la boleta única; mientras en Salta y Buenos Aires se emplea la boleta única electrónica (BUE) que mecaniza solo el escrutinio. La provincia de Córdoba tomó la delantera este año al probar con éxito un voto totalmente automatizado.

Argentina tiene el reto de modernizar su sistema. Habrá que esperar a que las nuevas autoridades conviertan en hechos las promesas electorales.

Guatemala

Guatemala eligió a un nuevo presidente: Jimmy Morales. Aunque en la primera vuelta pasó algo similar a lo ocurrido en Argentina, cuando un “empate técnico” impidió anunciar resultados en varios días, en esta ocasión lo holgado de la diferencia entre ambos candidatos y una participación de 55% del padrón, se combinaron para facilitar el trabajo del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

En este país aún es muy joven la democracia, por lo que retrasar el desarrollo del sistema electoral es una equivocación que más temprano que tarde puede conflictos.

Haití

De los tres países que tuvieron presidenciales, Haití fue el que mostró el resultado más dramático. Al término de los comicios, el presidente de la Comisión Electoral Provisional de Haití (CEP), Pierre Louis Opont, anunció que se necesitaría un plazo de diez días -a partir del 4 de noviembre- para ofrecer el escrutinio preliminar.

Esta nación arrastra profundas dificultades por atraso tecnológico y logístico, y además una frágil institucionalidad. Aunque ha recibido ayuda financiera y técnica para llevar adelante estas elecciones -presidenciales y segunda vuelta legislativa- sus problemas con el padrón y el escrutinio desnudan la urgente necesidad de reformar el sistema electoral. Hasta el día de hoy no se tiene certeza de qué sucederá con la segunda ronda presidencial ya que las irregularidades encontradas en la primera vuelta han dado pie a toda clase de protesta.