Una filtración informática aumenta la desconfianza sobre la urna electrónica de Salta

Foto: Blog de Javier Smaldone

A un mes de transcurridas las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Argentina, las dudas sobre el sistema electoral de la provincia de Salta no dejan de ser una constante. Primero por los problemas que ha sufrido la urna electrónica utilizada en esta localidad desde hace varios años, y segundo por el deficiente resguardo del material tecnológico que se hizo posterior a los comicios.

Un hacker que se identifica como Prometheus, logró obtener un CD con el código fuente o software de las urnas de votación de la empresa MSA, y lo filtró a través de las redes sociales, configurando así, sino el más importante fallo de seguridad en esta región, al menos el más riesgoso de cara a las próximas elecciones legislativas de octubre.

De acuerdo a las versiones ofrecidas por la justicia, el CD contenía material informático vinculado a la urna electrónica, por lo que solicitó informes al Tribunal Electoral en busca de precisar el material faltante y las circunstancias en que se detectó la ausencia.

En medio del escándalo y las informaciones que circulaban sobre que el software filtrado era el mismo usado en las primarias de agosto, el Poder Judicial de la provincia negó las acusaciones y respondió “que no se trata del código fuente de las máquinas de voto electrónico que se emplea en la provincia”.

Sin embargo, diversos expertos procedieron a comparar el contenido difundido en internet con el de los CDs que usaron los equipos en las últimas Paso salteñas, y concluyeron que se trata del mismo software. Este proceso fue supervisado por Alfredo Ortega, doctor en Informática e investigador de la firma checa Avast, y por Patricia Delbono, perito forense de informática y miembro del Consejo Profesional de Ingeniería de Telecomunicaciones, Electrónica y Computación (Copitec).

A la luz de los hechos, la administración electoral enfrenta un grave problema, pues no solo se afectó la percepción ciudadana sobre las instituciones que pueden proteger adecuadamente el material crítico de la urna electrónica que usa la región, sino que los electores pueden pasar factura dejando de asistir a futuros procesos electorales por la desconfianza que generan fallos de seguridad de este tipo.

Al momento, tanto la empresa como las autoridades se han refugiado en manifestar que no hubo una filtración sino un robo de material, y que la sustracción del CD no afecta las venideras elecciones, ya que con los mismos solo se puede encender las urnas, pero no acceder al código fuente.

Pese a esto, más allá del alcance que tenga la información ventilada en internet, nuevamente la realidad se vuelve contra la urna electrónica de Salta. En muchas de las jornadas comiciales ha presentado problemas –fallas de máquinas, violación a cadena de custodia del material-, negando al electorado contar con equipos que blinden el proceso, y ahora se presentan violaciones de seguridad que ponen en riesgo la credibilidad del organismo y el sistema, los cuales a la fecha no han sido abordados tanto para ser resueltos como para mitigar los daños en la confianza de los votantes.

Anuncios

Evalúan acción legal contra urna electrónica porteña

A mes y medio de las elecciones generales de Buenos Aires (Argentina) una acción legal contra el estreno de la urna electrónica está siendo evaluada por el frente ECO que encabeza el diputado Martín Lousteau, debido a que a pocas semanas de los comicios, aún no se cumple el proceso de capacitación de técnicos y electores. El uso de este equipo fue suspendido en las internas de abril por fallas técnicas durante la implementación. Aquí la reseña.

Las dudas electorales pululan en la provincia argentina de Salta

saltaA casi un mes de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de la provincia argentina de Salta, las dudas sobre el sistema electoral no dejan de ser una constante por la urna electrónica que usa esta localidad desde hace varios años. Y es que aunado a las fallas denunciadas durante las internas del 12 de abril -así como las registradas en comicios pasados- la revisión del proceso comicial desnudó nuevas irregularidades.

Un programador llamado Javier Smaldone, logró violentar “un chip de una boleta electrónica y modificar sus registros sin dejar huellas”. La herramienta de almacenamiento formaba parte de una urna de prueba, lo que fue usado por el Tribunal Electoral de Salta para justificar la debilidad técnica.

El ente electoral, apoyado por la empresa proveedora de la tecnología MSA (Magic Software Argentina), argumentó que usan dos tipos de chip durante el proceso: uno para las boletas de práctica, y otro para el día de las elecciones, por lo que lo hecho por Smaldone no tendría impacto, ya que se trataría de una urna donde se probó el sistema, y no de las empleadas durante las primarias.

La declaración levantó fuertes cuestionamientos, pues la realidad es que los protocolos de transparencia en la aplicación de tecnología electoral exigen que en todas las pruebas se usen las mismas aplicaciones y dispositivos que se desplieguen en las elecciones, ya que de lo contrario es imposible demostrarle al electorado, así como a los actores políticos, cómo funciona el modelo automatizado de votación y cuáles son las garantías.

La auditoría del proceso tampoco fue de gran ayuda para aclarar alguna de las interrogantes que se han planteado, como por ejemplo ¿por qué se usan chips diferentes para un mismo proceso electoral? ¿es posible probar que las debilidades técnicas de las urnas de prueba no se replican en las boletas definitivas? ¿qué razones hay para confiar que los salteños han votado con los chips correctos?.

Debido a la desconfianza sembrada, el frente político Romero + Olmedo presentó un recurso de inconstitucionalidad contra la urna electrónica en la Corte de Justicia de Salta, ya que el próximo 17 de mayo se volverá a usar esta tecnología durante las elecciones a gobernador, vicegobernador, intendente, diputados y concejales. Las preocupaciones además trascienden a esta localidad, pues este mismo modelo de voto será usado en las generales del 5 de julio en la capital del país, Buenos Aires.

De cara a esta realidad, nuevamente los hechos se vuelven contra la urna electrónica de Salta. En muchas de las jornadas comiciales ha presentado problemas, negando al electorado contar con equipos que blinden el proceso y la estabilidad política de la región, y ahora, prácticas que pueden ser tildadas de fraudulentas afectan no solo la elección, sino la transparencia institucional.