Argentina con nueva oportunidad de modernizar su sufragio

En Argentina el voto es principalmente manual (Foto: http://www.infobae.com)

La reciente victoria del presidente argentino, Mauricio Macri, en los comicios legislativos de octubre pasado, le ha dado el piso político para retomar viejas aspiraciones, como la reforma electoral que incluye el voto electrónico.

La misma noche de los resultados, Macri anunció que convocaría a todos los sectores del país para llevar adelante cambios legales con alcance político, económico e institucional.

La intención manifiesta del primer mandatario puede conseguir un impulso adicional, al menos en materia comicial, pues al cierre de la jornada de votación, se reportaron irregularidades que dan cuenta de la urgente necesidad del país de avanzar en una verdadera modernización de su sistema.

Por ejemplo, en este artículo publicado por el politólogo especializado en observación electoral, Leandro Querido, se describe con bastante precisión algunas de las irregularidades, fallas y precariedades presentadas: conteo de votos registrado en pizarrones, robo de boletas, marcado irregular de tarjetones, llenado manual de actas y traslado a centros de cómputo.

Por contrario, seis provincias usaron tecnología de identificación biométrica -a través de la huella dactilar- lo que frenó la ocurrencia de viejos vicios como el doble sufragio o usurpación de identidad, mejorando la transparencia.

Atendiendo las dos realidades, Argentina experimentó en los comicios de octubre las falencias propias del voto manual, pero también los beneficios que trae la tecnología, lo que puede favorecer los futuros debates de la reforma.

Sobre la modificación de la ley, hay que decir que el país pasó varios meses de 2016 discutiendo una modificación cuyo eje central era la adopción progresiva de la Boleta Única Electrónica (BUE), pero el proyecto fue neutralizado en el Senado.

El diario porteño La Nación editorializó en su momento, diciendo que mientras el Gobierno no generó un buen clima de opinión que presionara a los decisores, en el Senado no estuvieron dispuestos a ceder “la manipulación de las boletas” que permite el voto manual.

Pese a esto, con el éxito político alcanzado por Macri, se da por seguro que el nuevo intento de implementar el voto electrónico se concrete, y que además suponga una real mejora para el país.

En el anterior proyecto, unido a la cláusula de gradualidad en la implementación de la tecnología, se imponía que el país instaurara la Boleta Única Electrónica (BUE), modelo empleado en Salta, Santa Fe y Buenos Aires. La BUE ha tenido un desempeño mixto, porque en algunos procesos ha funcionado relativamente bien, pero siempre ha sembrado dudas sobre la capacidad que tiene de salvaguardar la voluntad popular.

Estos dos aspectos deberán ser debatidos, pues aunque los estándares internacionales advierten de la necesidad de instrumentar la automatización de manera progresiva, Argentina suma varios años empleando parcialmente la tecnología, por lo que resulta contradictorio seguir dilatando su aplicación.

En cuanto al modelo a ser usado, el país tendrá tiempo para sopesar los diferentes tipos de voto electrónico disponibles en el mercado, entre los cuales destacan los que automatizan todas las etapas de una votación, y no solo algunas, como pasa con la BUE, que solo permite la impresión de boletas y el escaneo de votos.

Anuncios

Una filtración informática aumenta la desconfianza sobre la urna electrónica de Salta

Foto: Blog de Javier Smaldone

A un mes de transcurridas las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de Argentina, las dudas sobre el sistema electoral de la provincia de Salta no dejan de ser una constante. Primero por los problemas que ha sufrido la urna electrónica utilizada en esta localidad desde hace varios años, y segundo por el deficiente resguardo del material tecnológico que se hizo posterior a los comicios.

Un hacker que se identifica como Prometheus, logró obtener un CD con el código fuente o software de las urnas de votación de la empresa MSA, y lo filtró a través de las redes sociales, configurando así, sino el más importante fallo de seguridad en esta región, al menos el más riesgoso de cara a las próximas elecciones legislativas de octubre.

De acuerdo a las versiones ofrecidas por la justicia, el CD contenía material informático vinculado a la urna electrónica, por lo que solicitó informes al Tribunal Electoral en busca de precisar el material faltante y las circunstancias en que se detectó la ausencia.

En medio del escándalo y las informaciones que circulaban sobre que el software filtrado era el mismo usado en las primarias de agosto, el Poder Judicial de la provincia negó las acusaciones y respondió “que no se trata del código fuente de las máquinas de voto electrónico que se emplea en la provincia”.

Sin embargo, diversos expertos procedieron a comparar el contenido difundido en internet con el de los CDs que usaron los equipos en las últimas Paso salteñas, y concluyeron que se trata del mismo software. Este proceso fue supervisado por Alfredo Ortega, doctor en Informática e investigador de la firma checa Avast, y por Patricia Delbono, perito forense de informática y miembro del Consejo Profesional de Ingeniería de Telecomunicaciones, Electrónica y Computación (Copitec).

A la luz de los hechos, la administración electoral enfrenta un grave problema, pues no solo se afectó la percepción ciudadana sobre las instituciones que pueden proteger adecuadamente el material crítico de la urna electrónica que usa la región, sino que los electores pueden pasar factura dejando de asistir a futuros procesos electorales por la desconfianza que generan fallos de seguridad de este tipo.

Al momento, tanto la empresa como las autoridades se han refugiado en manifestar que no hubo una filtración sino un robo de material, y que la sustracción del CD no afecta las venideras elecciones, ya que con los mismos solo se puede encender las urnas, pero no acceder al código fuente.

Pese a esto, más allá del alcance que tenga la información ventilada en internet, nuevamente la realidad se vuelve contra la urna electrónica de Salta. En muchas de las jornadas comiciales ha presentado problemas –fallas de máquinas, violación a cadena de custodia del material-, negando al electorado contar con equipos que blinden el proceso, y ahora se presentan violaciones de seguridad que ponen en riesgo la credibilidad del organismo y el sistema, los cuales a la fecha no han sido abordados tanto para ser resueltos como para mitigar los daños en la confianza de los votantes.

Escrutinio provisorio en Argentina desata polémica

Foto: El Independiente

En Argentina, en pleno proceso de preparación para las elecciones Primarias Abiertas Obligatorias y Simultáneas (Paso) de agosto próximo, ha estallado lo que algunas autoridades, políticos y ciudadanos han calificado de escándalo: el otorgamiento del “escrutinio provisorio” a una empresa señalada de hechos irregulares.

Se trata de Indra, la compañía española que suma varios años adelantando el conteo electoral provisional en esa nación, y que ahora se encuentra sumida en varios sonados problemas judiciales.

La sede matriz de la empresa en España fue allanada por el presunto financiamiento ilegal de campañas electorales. Además, la justicia de Brasil prohibió a su brazo tecnológico en ese país contratar con la administración pública.

En Argentina han llovido las críticas por la forma en que se configuró un proceso licitatorio que no permitió a sus competidores hacerle sombra.

Según reportan medios locales, el otorgamiento del contrato estuvo rodeado por una serie de sucesos dudosos como que el director de Indra, Ricardo Viaggio, es un ex empleado del Grupo Macri. Además, el proceso de selección fue delegado al Correo Argentino, y no al Ministerio del Interior o de la Dirección Nacional Electoral, el cual también regenta un ex gerente vinculado al Gobierno, Jorge Irigoin.

Más allá del presunto tráfico de influencias, además se denuncia el retraso con el que se convocó a la licitación, -a menos de dos meses de las primarias-  con lo cual cualquier otro ofertante no dispondría del tiempo para ajustarse a las exigencias del proceso, sino sólo Indra que ya ha hecho el escrutinio provisorio.

La Cámara Electoral Nacional además de cuestionar la selección de la compañía y el procedimiento empleado, criticó que el conteo esté bajo control del Poder Ejecutivo y sin participación de la justicia nacional. Por su parte, la ONG Transparencia Electoral exigió que se auditara el cómputo de los sufragios ante las irregularidades mostradas por la contratación de la empresa española.

La revisión de lo sucedido, muestra que el Poder Ejecutivo de Argentina, lejos de querer replicar las mejores prácticas de automatización, donde ninguna garantía sobra, han optado por dejar que priven intereses ajenos a la preservación del voto.

Al darle la espalda a una licitación apegada a los más elevados estándares, se hecho un grave daño a la credibilidad electoral.

Habrá que esperar para conocer las consecuencias de lo hecho en Argentina, pero es seguro que ha sido nuevamente diezmada la confianza del electorado en sus instituciones.