Argentina prepara reforma que da paso al voto electrónico en todo el país

El voto electrónico tuvo una positivo resultado en Marcos Juárez y La Falda, municipios de la provincia de Córdoba en Argentina (Foto: www.diaadia.com.ar)

El voto electrónico tuvo una positivo resultado en Marcos Juárez y La Falda, municipios de la provincia de Córdoba en Argentina (Foto: http://www.diaadia.com.ar)

Argentina vivió un 2015 de serias dificultades en lo que respecta a la materia electoral. Primero por un apretado cronograma que forzó una seguidilla de votaciones a lo largo y ancho del país; y segundo,las fallas presentadas con el voto manual, pero también con la Boleta Única Electrónica (BUE) que usan algunas regiones.

Ante la necesidad de corregir los problemas, el país espera expectante la reforma electoral que propondrá el Ejecutivo en las próximas semanas. Las autoridades se han propuesto elaborar una Ley que aborde la modernización del sistema, donde la automatización podría llevar al país a dejar atrás su caduco voto manual.

Atendiendo a la discusión que supone esta propuesta del ejecutivo, y que por ahora se da en los predios políticos y oficiales, es oportuno recordar que los casos exitosos de automatización han tomado previsiones, que pasan por acordar que el proceso sea progresivo; evaluar la infraestructura local y cualquier limitante que se pudiera presentar; considerar su sustentabilidad (aplicabilidad en el tiempo) einiciar la búsqueda y comparación de ofertas en el mercado.

En materia de automatización, Argentina tiene un cierto trecho ya recorrido. En 2015, en Córdoba se implementó ya exitosamente el voto electrónico, y en la provincia de Salta y en la ciudad de Buenos Aires se automatizó el escrutinio de los votos.

Encontrar el modelo automatizado más acorde es una tarea ardua, pues existen múltiples empresas que prestan el servicio. A la hora de elegir, es vital adelantar una licitación apegada a los más elevados estándares, que considere una convocatoria internacional de proveedores con experiencia. La tecnología a implementarse debe brindar un modelo de sufragioelectrónico flexible y ajustado a las necesidades legales, técnicas, financieras y de idiosincrasia del país.

Los desafíos son variados, pero es necesario que las autoridades, los partidos políticos y la ciudadaníacuiden todos los aspectos que conllevará la automatización. La tecnología puede ser utilizada para facilitar todas las etapas de la elección, pero el uso correcto y masivo será lo que marque la diferencia frente a los procesos manuales.

Escándalo electoral dispara la necesidad del voto electrónico en Argentina

Tucumán aglutinó a actores políticos alrededor del voto electrónico (Foto: puntoapartesanluis.com.ar)

Tucumán aglutinó a actores políticos alrededor del voto electrónico (Foto: puntoapartesanluis.com.ar)

Argentina se aproxima a las presidenciales del 25 de octubre, habiendo transitado un largo y complejo calendario electoral que aún no termina de superar.

De la cancelación de proyectos, fallas, denuncias de fraude y problemas técnicos presentados en variadas jornadas comiciales a lo largo del año, se pasó a uno de los mayores escándalos de la historia reciente del país: la anulación de las elecciones del 23 de agosto en Tucumán por fraude y la posterior revocación de esa medida por el máximo tribunal provincial.

Más allá de cómo terminará la crisis que vive esa región -se espera que la Corte Suprema de Justicia de la Nación resuelva la controversia- este delicado episodio ha tomado el  aspecto de punto de inflexión. La razón, es que además de exaltar los graves problemas que arrastra el voto manual usado en el país, numerosas voces se han aglutinado alrededor del objetivo de abrirle paso al voto electrónico.

Actualmente algunas provincias como Salta y la misma ciudad de Buenos Aires emplean un modelo que permite el escrutinio automatizado. Sin embargo, aunque esta tecnología ha mostrado un desempeño aceptable, también presenta grietas que la hacen insuficiente en el plan de resguardar la voluntad popular del error humano o el ilícito electoral.

Entre las voces que llaman a dar un paso adelante y automatizar los comicios,  está la de la Unión Cívica Radical (UCR), que ha dicho: “a la luz de las irregularidades recientes registradas en las elecciones locales y nacionales, este cambio es urgente, y tiene como objetivo proporcionar la transparencia y la eficiencia para el acto más importante de todas las democracias modernas: las elecciones”.

El diputado bonaerense y candidato a intendente de Chivilcoy, Guillermo Britos, pidió “avanzar con el voto electrónico que le dará mayor transparencia y actualización al sistema democrático”, al tiempo que criticó que “es inexplicable que sigan votando con una boleta de siete cuerpos”. A su vez, el candidato a concejal de Confluencia por Neuquén, Néstor Burgos, salió a respaldar la utilización del voto electrónico y llamó a “no tener miedo” a la boleta electrónica.

El senador provincial justicialista Danilo Capitani se incorporó al debate, al insistir en una ley que facilite el camino a la automatización.  “Las nuevas tecnologías pueden y deben ser una herramienta esencial para aportar transparencia y mejorar la participación ciudadana en el acto fundamental de la democracia”, señaló.

También desde el  área académica se presiona por abandonar las papeletas y modernizar el voto. El profesor titular de la facultad de Informática de la UNLP e investigador principal del CONICET, Armando de Giusti, señaló que “es necesario -entonces- que, superado el proceso electoral en el que estamos inmersos, analicemos seriamente el empleo de recursos tecnológicos en las elecciones en Argentina”.

Con la discusión en plena ebullición, el país sureño debe aprovechar esta mala experiencia y convertirla en la oportunidad que merece el voto de los argentinos de estar bajo reguardo técnico y logístico, pero también de aquellos que buscan burlar la voluntad ciudadana. Los actores políticos, al unirse en torno al voto electrónico, parece que comienzan a entenderlo.

Las primarias en Buenos Aires aún no terminan por culpa de las dudas

Fallas y problemas enrarecieron resultados de las PASO en Buenos Aires (Foto: www.infobae.com)

Fallas y problemas enrarecieron resultados de las PASO en Buenos Aires (Foto: http://www.infobae.com)

Las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de la provincia de Buenos Aires en Argentina, -realizadas el 9 de agosto- se mantienen en el ojo del huracán. A las fallas e inconvenientes que se presentaron durante la jornada, trasciende la “investigación preliminar” que anunció el fiscal ante la Cámara Nacional Electoral, Jorge Di Lello, debido a la denuncia de fraude proferida por el candidato del Frente Renovador, Felipe Solá.

Aunque es prematuro anticipar los eventuales resultados de la averiguación del caso Solá,  el hecho enrarece un proceso ya aquejado de problemas. El candidato asegura que con los votos que cree le fueron “robados”, cerca de 200 mil sufragios, hubiera obtenido 20,70% de las selecciones, coronándose en el segundo lugar y no en el tercero que lo dejó fuera de la contienda por la Gobernación en las elecciones generales de octubre.

Las primeras reseñas de los medios de comunicación sobre las internas reflejaron situaciones que siembran duda sobre los resultados. Por ejemplo, fueron varias las denuncias de retrasos en la instalación de las mesas electorales por faltante de boletas, urnas o autoridades; mientras que durante la votación, el robo de papeletas, así como las dificultades para sufragar, pues los tarjetones eran tan complicados que medían hasta 1,20 metros, generaron malestar, pero también desconfianza.

Al cierre del proceso se presentaron problemas relacionados con lentitud en el escrutinio, que luego de 15 horas de cerrado el proceso aún no se había informado, lo que volvió a poner en la mira la necesidad que Argentina consiga modernizar el sufragio, dejando atrás su arcaico sistema y dando paso a la tecnología.

Uno de los candidatos a la presidencia, Mauricio Macri, al hacer balance de las internas llamó a adoptar un modelo de voto electrónico que resguarde la voluntad popular. En este país no se cuenta con una Ley que reglamente la automatización a escala nacional, sino que cada provincia es autónoma en la definición de su sistema comicial.

Actualmente algunas regiones como Salta y la misma ciudad de Buenos Aires usan escrutinio automatizado, y si bien el desempeño no ha sido del todo negativo, sí ha traslucido insuficiencia, ya que etapas clave de los comicios siguen subyugadas al error humano.

Una de las grandes ventajas de la automatización es que se minimiza la discrecionalidad de los encargados de los centros de votación y mesas electorales, mermando las fallas fortuitas o intencionales, al tiempo que se facilita el sufragio y agilizan procesos que en la votación manual suelen ser engorrosos. Argentina está a tiempo de de seguir andando el camino hacia un sufragio 100% electrónico.