2016 pondrá a prueba modelos de voto electrónico en el mundo

mediumEl 2016 que recién comienza plantea una agenda comicial de amplio alcance. De acuerdo al registro que lleva la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES), 30 países de los cinco continentes cumplirán jornadas de votación para elegir presidentes, renovar congresos o efectuar referendos.

Este calendario electoral será especialmente intenso en África y América donde ocho naciones en cada uno de estos continentes cumplirán comicios. Europa suma siete países con elecciones programadas, mientras que Asia y Oceanía tienen tres respectivamente.

De los procesos europeos destaca Suiza, nación pionera en diversos modelos de voto electrónico, que el 28 de febrero efectuará un referendo que permitirá a sus ciudadanos expresarse desde sus casas o en cualquier lugar con conexión a Internet.

En el caso de América, se desplegarán modelos de votación manual y automatizada. Por ejemplo, mientras Nicaragua, República Dominicana, Bolivia y Haití persistirán en el uso de caducos sistemas de votación –que en el pasado han significado denuncias de fraude y desconfianza- Estados Unidos y Venezuela desplegarán sus respectivos modelos automatizados.

Por su parte, Perú seguirá intentando crear su propio modelo de votación electrónica. Las autoridades electorales de este país están convencidas de los beneficios que traería al país el voto electrónico. Por ello esperan aumentar el alcance de las pruebas.

Durante las elecciones presidenciales de los Estados Unidos un 95% de los votos será procesado electrónicamente. Esto se logrará utilizando diversas tecnologías, desde escáneres ópticos para digitalizar boletas de papel, hasta el voto electrónico en algunas jurisdicciones. Cabe destacar que en Estados Unidos cada una de las aproximadamente 10,000 jurisdicciones electorales tiene potestad de decidir qué sistema utilizar.

En Venezuela se realizarán a finales de año elecciones regionales, jornada donde volverá a probar el modelo automatizado usado desde 2004, basado en máquinas de pantalla táctil y tarjetones electrónicos que permiten la impresión de un recibo del sufragio.

A su vez África cumplirá ocho elecciones, de las cuales en todas se votará por nuevo Parlamento y en siete además se renovará la Presidencia de la República, pero en este continente priva el sufragio con boletas de papel.

Finalmente Asia cuenta desde 2010 con un país que inició el proceso de automatizar sus comicios, Filipinas. Esta nación tendrá elecciones generales en mayo, y  si bien mantendrá la votación manual, volverá a dejar en manos de la tecnología el procesamiento de los resultados (contar, transmitir, consolidar y publicar).

Hecho el recuento, 2016 será un año de ratificación en el uso de voto electrónico en países desarrollados, pero también en naciones emergentes, lo que da cuenta que la decisión de tener un sufragio seguro y transparente, ha dado ventaja electoral a naciones que no ocupan un lugar privilegiado en la geopolítica global.

Filipinas busca ampliar su plataforma electoral automatizada

En 2010, Filipinas se convirtió en el primer país asiático en licitar la realización de una elección nacional como un proyecto end-to-end. Cuatro años más tarde, las autoridades están buscando ampliar su plataforma tecnológica aún más. Para ello, están llevando a cabo procesos de licitación que les permitan seleccionar proveedores de tecnología y servicios electorales.

Es así que la Comisión de Elecciones (COMELEC) filipina decidió adquirir 23 mil nuevos escáneres ópticos para procesar las boletas llenadas manualmente de cara a las próximas Elecciones Generales de 2016. Estos dispositivos se sumarían a los 82.200 escáneres ópticos existentes que ya se han utilizado tanto en 2010 como en 2013.

Las autoridades esperan adjudicar este contrato de 2.5 mil millones de pesos filipinos en febrero de 2015, y a tal fin, han ideado un proceso de licitación de dos etapas. Inicialmente, cinco empresas habían mostrado interés. Sin embargo, sólo Indra Sistemas y Smartmatic-TIM presentaron propuestas formales. El pasado lunes 15 de diciembre, ambos fueron declarados elegibles para competir en la segunda ronda.

Indra es una empresa española, enfocada en tecnologías de la información, vigilancia y defensa nacional. El mayor accionista de la firma es el gobierno español -a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) – con el 20,14%. Su enfoque en tecnología de armamento y vigilancia ha sido foco de cierta polémica ya que la empresa es vista por algunos como una especie de Conquistador 2.0.

Indra participó en la licitación que realizó la Comelec en 2009, pero su oferta sobre pasaba en un 35% el presupuesto aprobado.

Por su parte, Smartmatic –una empresa con sede en Londres pero de orígenes venezolanos- ya ha participado en elecciones filipinas con anterioridad -las Elecciones Generales de 2010 y las de mitad de término en 2013.  Si bien estos procesos comiciales fueron considerados exitosos por las autoridades y las misiones de observación, los mismos  se han visto rodeados de grandes controversias en los medios de comunicación de la nación asiática. Desde la distancia resulta difícil distinguir los hechos de la ficción, especialmente cuando se trata de un país tan propenso a los escándalos mediáticos.

Además, las autoridades estarán decidiendo por una empresa que provea máquinas electrónicas de votación con pantalla táctil. Si bien la comisión electoral evaluaba dos opciones -Smartmatic y Scytl-, el día de hoy (16 de diciembre) Scytl quedó fuera de competencia. Es importante destacar que hasta ahora, la votación se ha mantenido manualmente, dejando la tecnología sólo para procesar los resultados (contar, transmitir, consolidar y publicar). COMELEC planea arrendar 410 unidades de máquinas electrónicas de votación para un proyecto piloto a realizar en la ciudad capital.

Gana fuerza el voto electrónico para emigrantes

imagen-voto-electronico-peruRecientemente República Dominicana, Colombia y Chile pusieron bajo el escrutinio público la necesidad de abrir paso al voto electrónico, como solución al ejercicio del sufragio para los emigrantes. Este grupo poblacional, sistemáticamente ha sido excluido en muchas naciones, tanto por la falta de legislación que rija su participación política, así como por las dificultades que reviste organizar comicios fuera del territorio nacional.

Los electores en el extranjero enfrentan usualmente  dificultades para registrarse y validar su condición de votantes, principalmente por la exigencia de algunas de naciones de tener residencia legal o por temor a revelar su estatus migratorio. Sin embargo, aunado a esto, hay obstáculos de orden técnico y logístico que frenan el ejercicio democrático. En este punto, se cuenta la recepción de material electoral erróneo en las representaciones diplomáticas y la ubicación de los centros electorales, los cuales suelen ser los consulados o embajadas, ubicados a grandes distancias de donde viven muchos ciudadanos.

Partiendo de esta realidad, Chile avanzó en iniciar la reglamentación para que sus nacionales residentes en el exterior puedan votar, inicialmente en las primarias presidenciales. Aunque resta por aprobar el reglamento, las autoridades ya anunciaron que se debaten entre el sufragio tradicional a base de papel o que se dé el salto hacia el voto electrónico presencial.

A diferencia de los chilenos, en el caso de República Dominicana y Colombia, el uso de tecnología electoral para el voto de emigrantes es una propuesta realizada por factores políticos, pero que obliga a detenerse y abordar el debate en aras de resguardar el derecho político de los electores en el exterior.

En el caso del país caribeño, fue el Comité del Dominicano en el Exterior (Codex), el que exigió implementar el sistema del voto electrónico en la próxima elección presidencial del 2016. La petición se enmarca en la Ley Electoral 275-97, la cual establece que la Junta Central Electoral (JCE) reglamentará el  procedimiento y forma del sufragio de sus nacionales en el exterior. Este país ya tiene la norma, resta que las autoridades asuman su cumplimiento y pongan sobre la balanza el uso de la tecnología.

Completa el trío de naciones, Colombia. Hace unos días el partido Centro Democrático consignó un proyecto de reforma electoral, que entre otras cosas, introduce la necesidad de implementar el voto electrónico con verificación documental, es decir, usar máquinas de votación con capacidad de imprimir un comprobante en papel de la selección.

A estos países se les puede asegurar que el voto electrónico para emigrantes es posible. Solo hay que acercarse a las experiencias de Suiza y Filipinas, donde con diferentes modelos de automatización, garantizan la igualdad electoral entre de quienes residen en sus territorios y los nacionales que viven en el extranjero.