República Dominicana y Honduras le dan una oportunidad al voto electrónico

En República Dominicana el conteo de votos será automatizado. Fuente: www.voto-electronico.org

En República Dominicana, las elecciones primarias serán automatizadas. Fuente: http://www.voto-electronico.org

República Dominicana y Honduras, respectivamente, tomarán el camino de unas primarias y una reforma legal para dar a sus electores una forma más efectiva y segura de votar.

En el caso dominicano, las internas de octubre próximo serán el marco de la implementación de un modelo de sufragio automatizado diseñado por la Junta Central Electoral (JCE), que tomó como ejemplo las mejores prácticas de voto electrónico de la región.

La decisión de los cinco partidos que participarán en las internas, obedeció a los resultados de las pruebas de funcionamiento aplicadas a la tecnología, donde se demostró “la no trazabilidad y la no correlación de datos del elector; y la verificación del código fuente del módulo de votación y de la funcionalidad del software”.

Además, las organizaciones partidistas pactaron que se efectúe una auditoría al software, al kit electoral y a las urnas de votación.

La expectativa sobre cómo operará el voto electrónico la definió Guillermo Moreno, representante Alianza País, uno de los partidos dominicanos, quien expresó: “Lo que resulte de las primarias nos permitirá tomar una posición en torno a si aceptamos o no la modalidad para las elecciones del año 2020”.

Es necesario recordar, que República Dominicana vivió hace pocos años un escándalo que aún genera suspicacias. El hecho ocurrió cuando la JCE reconoció que en las elecciones generales de 2016 sucedieron fallas que alteraron el conteo electrónico, y que además supusieron un daño patrimonial y una afectación institucional, cuyas proporciones aún se desconocen.

En esos comicios, la JCE contrató a la española Indra Sistemas para proveer tecnología de identificación biométrica y escrutinio automatizado. Los resultados fueron claramente negativos al presentarse inconvenientes técnicos y de funcionamiento, tanto en los equipos para captar la huella dactilar de los votantes, como en las máquinas para contar los sufragios. La falta de experiencia de la empresa en ambas tareas, y la precaria labor del ente comicial pasaron factura.

Pese a esto, los partidos políticos, conscientes de que la tecnología es necesaria para proveer al país de un sistema de votación robusto y seguro, han acordado automatizar las elecciones internas, y será la ocasión que tendrán las autoridades para mostrar a los electores que siguiendo protocolos de implementación seguros, el voto electrónico blinda la voluntad popular.

La reforma avanza

En paralelo, en Honduras se avanza en la reforma electoral que está en debate desde el año pasado. En una primera etapa se aprobaron importantes elementos que contemplan la transformación de los organismos comiciales, pero ante la necesidad de fortalecer la democracia, se está discutiendo retomar los debates para profundizar los cambios y permitirle al país contar con un sistema de votación que resguarde el voto.

Al momento se ha ventilado que se abordarán temas complejos como el sufragio militar y el número de diputados, pero también el voto electrónico y la segunda vuelta.

La decisión de incluir la automatización se debe a la necesidad de corregir los vicios que han aquejado al sistema manual hondureño, que además son los que se repiten en todas las naciones que lo usan: inconsistencias numéricas, actas con fallas, voto doble y retrasos en la entrega de resultados, entre otros.

La tecnología disponible en la actualidad permite suplir todas las exigencias técnicas y logísticas, y hasta de idiosincrasia que demande un país, pero más importante, está pensada para garantizar los principios de igualdad, secreto de la votación y libertad de sufragio, así como la participación efectiva de toda la población, la protección eficiente de los datos, la transparencia y la fiabilidad del escrutinio.

Con todas las opciones disponibles, República Dominicana y Honduras iniciaron el camino para actualizar sus sistemas. De las autoridades de ambas naciones dependerá que los electores vayan a las urnas seguros de que su voluntad contará.

Anuncios

Honduras retoma debate sobre reforma electoral

El Congreso Nacional retoma la discusión de las reformas electorales y otras leyes importantes para el país este enero. El objetivo de la discusión es aplicar los cambios que garanticen que las próximas elecciones sean  transparentes y justas. Aquí la reseña.

Diálogo de la ONU como oportunidad de modernizar el voto en Honduras

Foto: El Heraldo

Desde hace décadas, la democracia hondureña ha estado marcada por altos niveles de violencia. Según el Igarapé Institute, Honduras estuvo entre los cuatro países con más asesinatos en 2017. La tasa de homicidios se ubicó en 42,8, viéndose superada solo por El Salvador, Jamaica y Venezuela.

Para cambiar esta dura realidad sus autoridades, junto a entes internacionales, están buscando alternativas. Uno de los más recientes esfuerzos es el que hace la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que promueve un diálogo político que involucra un temario variopinto, incluida la materia electoral.

De acuerdo a la información que se ha hecho pública, serán 13 los puntos a debatir bajo el acompañamiento de la ONU. Estos van desde temas tan polémicos como la reelección y el número de diputados, a aspectos como la reforma del padrón y la automatización del sufragio.

La discusión que se avecina será fundamental para los hondureños, pues en casi todos los procesos comiciales anteriores han estado plagado de los típicos vicios del voto manual. Es decir: inconsistencias numéricas; actas con fallas y voto doble; y retrasos en la entrega de resultados, etc. Basta con recordar lo sucedido en las últimas elecciones generales para entender la urgencia del tema.

Para hacer frente a estas faltas y garantizar mayor confianza, Honduras deberá transformar su sistema electoral para que sea capaz de registrar fielmente el voto; preservar su secrecía; garantizar que los resultados no puedan ser alterados; permitir auditorías de los procesos; y además, que el método de votación sea de fácil ejecución para todas las personas.

Todo lo anterior se logra con el voto electrónico. Éste sistema ofrece herramientas que permiten minimizar la intervención humana en las tareas más importantes, y por ende, eliminar los errores tanto como intencionales como involuntarios. Modernizar el voto con tecnología significa añadir transparencia, rapidez y eficiencia. Y todo esto redunda en una mayor credibilidad de los resultados.

Aunque las discusiones no han comenzado, es positivo que esta nación discuta los beneficios que la tecnología ofrece. A la fecha, el sufragio electrónico ha logrado dirimir comicios con marcada polarización política, compleja infraestructura electoral, escrutinios cerrados y cientos de candidaturas simultáneas.

Es oportuno recordar que ofrecer al país más y mejores garantías electorales, a sabiendas de que los comicios transparentes son sinónimo de paz, es la vía correcta para fortalecer el sistema democrático. Con el diálogo auspiciado por la ONU, Honduras se acerca al objetivo de modernizar su sufragio.