República Dominicana cae en su intento de modernizar el sistema de votación

República Domnicana

República Dominicana cayó en su intento de automatizar parcialmente el sistema de votación durante las elecciones generales realizadas este 15 de mayo.

Diferentes voces dentro y fuera del país, han señalado que la inobservancia  de estándares reconocidos y seguidos internacionalmente en la automatización comicial, dio al traste con el intento de modernizar el sufragio.

Para la reciente jornada, la Junta Central Electoral contrató a la española Indra Sistemas para proveer tecnología de identificación biométrica y escrutinio automatizado. Los resultados fueron claramente negativos, al presentarse inconvenientes logísticos, técnicos y de funcionamiento, tanto en los equipos para captar la huella dactilar de los votantes, como de las máquinas para contar los votos. Lamentablemente su falta de experiencia en autenticación biométrica de votantes, y de conteo electrónico de votos se hizo palpable.

La ONG Participación Ciudadana emitió un reporte donde deja constancia de los múltiples problemas presentados en los comicios, destacando que estos pasaron por retrasos en la apertura de los colegios por faltas y fallas con las unidades biométricas y de escrutinio. Detalla que hubo anomalías en 62,4% de los circuitos en el caso de los equipos de conteo y en 40,4% en la verificación de los electores, mientras “en el 30,7% de los colegios se registraron problemas en el escaneo de las boletas y en el 30.9% en la transmisión de la votación”, por lo que en 97,7% de las mesas se tuvo que hacer el conteo manual.

Atendiendo a estos resultados, la organización destaca que el escrutinio y transmisión electrónica, que eran la novedad del proceso, “se vio afectada en gran proporción por la ausencia de los equipos, por daños en los mismos y poca capacidad para solucionar los problemas (…) a tal punto que a las 10:00 PM, a cuatro horas luego de que casi todos los colegios cerraron, solo se había transmitido poco más de 20%, lo que obligó a las autoridades a disponer el conteo totalmente manual en los tres niveles (presidencial, regional y local)”.

Los problemas fueron ratificados en el informe preliminar de la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA), el cual precisa que “la principal fragilidad de la jornada estuvo en el uso de los equipos técnicos”. Indica que “en numerosos recintos faltaron equipos, no llegaron los auxiliares técnicos, o tuvieron problemas de conectividad y funcionamiento de las máquinas de verificación biométrica< y de conteo automatizado”, por lo que “la implementación del conteo manual fue lo que permitió sortear las múltiples dificultades”.

Aunado a esto, las autoridades desestimaron la importancia de realizar pruebas que permitieran corregir las fallas a tiempo, o la de optar por la aplicación paulatina de la tecnología. La propia OEA destacó la necesidad de llevar a cabo una implementación progresiva.

República Dominicana está ante la posibilidad de haber echado por la borda la confianza ciudadana y cuantiosos recursos públicos, que bien pudieron ser usados para entregarle al país un sistema de votación que no solo automatizara apenas unas etapas del proceso, sino que tecnificara y blindara toda la elección.

El conteo automatizado se hace insuficiente para República Dominicana

 

Foto: eldia.com.do

Foto: eldia.com.do

Las elecciones generales de este 15 de mayo en República Dominicana estarán caracterizadas por el estreno de dos tecnologías: la identificación biométrica –captación de la huella  dactilar para validar la identidad de los votantes- y la automatización y transmisión del escrutinio –mediante equipos de escaneo de boletas.

Si bien el uso de máquinas en una votación suele generar resistencia, y hasta fuerte oposición, en República Dominicana, por contrario, ha estado  acompañada de gran apoyo, pero en las postrimerías del proceso las dudas han surgido. La razón, la Junta Central Electoral (JCE) apenas se encuentra realizando los simulacros para probar la efectividad de los equipos.

Este país aprobó automatizar el escrutinio con bastante antelación, sin embargo faltando apenas dos semanas para los comicios fue cuando se realizó el segundo ensayo de los equipos.

La ejecución de estas pruebas y la inminencia de la elección ha llenado de incertidumbre a los actores políticos, pues los problemas que usualmente se presentan durante los ensayos de una nueva tecnología, como en este caso las fallas de conectividad, debilidades en la capacitación de técnicos y electores y la falta de insumos, evidenciaron la necesidad de haber hecho las revisiones con mayor anticipación.

Ante este panorama, diversos actores políticos se encuentran en campaña para forzar que la JCE no solo cumpla con el escrutinio automatizado, sino que además eleve de 15% a 100% el conteo manual que se realizará de manera aleatoria en los circuitos electorales.

Mientras el candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, considera necesario que se efectúen ambos escrutinios, y diputados como el del Partido Reformista Social Cristiano, Pedro Botello, critican los resultados del simulacro; el presidente del Partido Revolucionario Dominicano, Miguel Vargas Maldonado, apoya el uso de la tecnología y el Partido Revolucionario Moderno puso en marcha un recurso legal para obligar el doble escrutinio.

La polémica que enfrenta República Dominicana puede servir para que el país no solo ofrezca más garantías en su intención de modernizar el sistema de cómputo de votos, sino para que también analice la posibilidad de ir más allá en el uso de la tecnología.

Esta nación en lugar de limitarse a mecanizar el escrutinio y mantener la votación manual, podría optar por un modelo de voto electrónico que garantice exactitud y auditabilidad. Por ejemplo, Venezuela es pionera en  la “verificación del voto en papel para el elector” (Voter Verified Paper Audit Trail o VVPAT), sistema que permite la impresión del sufragio hecho en una máquina.

En esta tecnología coexiste la votación digital con el sufragio en papel, ya que el equipo está habilitado para imprimir la selección hecha por el elector, de manera que se puede comprobar en tiempo real o posteriormente, que el voto en el equipo es igual al impreso por la máquina.

Esta y otras tecnologías están disponibles para que República Dominicana responda a las exigencias que hacen sus actores políticos. El conteo automatizado se le ha hecho insuficiente, pero su uso abre la posibilidad de seguir mejorando.

Abogados dominicanos se estrenan en voto electrónico

La Asociación Dominicana de Profesores (ADP) estrenó el voto electrónico de la Junta Central Electoral de República Domincana. La nueva directiva del gremio fue electa con máquinas de votación que imprimen un comprobante del sufragio para ser depositado en un urna. Esta modalidad permite auditar el proceso de captación del voto y escrutinio automatizado, al habilitar a cada elector para que compruebe que su selección es la misma que refleja el recibo, mientras que la cierre del proceso se puede enfrentar el resultado del conteo electrónico con el manual.  Aquí la nota.