Ecuador acude a las urnas nuevamente

Ecuador usará escáneres para digitalizar actas con resultados y ponerlas en línea Foto: El Comercio

Ecuador usará escáneres para digitalizar actas con resultados y ponerlas en línea Foto: El Comercio

12,8 millones de ecuatorianos están llamados a votar este 19 de febrero para elegir un nuevo Presidente de la República, 137 integrantes de la Asamblea Nacional y cinco miembros del Parlamento Andino.

Durante meses el país debatió y cuestionó la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de preferir aceptar la “donación” de 2 mil equipos para usar en el escrutinio y divulgación de resultados.

Hasta el día de hoy, y luego de tres simulacros realizados durante la preparación de la elección, las autoridades se han limitado a destacar que el sistema está preparado, pero no han ofrecido mayores detalles sobre cómo funcionaron los escáneres que ayudarán a contabilizar la voluntad popular.

Ante la falta de información, es bueno recordar los pasos críticos que deberá enfrentar Ecuador, y de los cuales dependerá la estabilidad política e institucional.

En principio está el conteo rápido, que no es otra cosa que los resultados preliminares de la votación. Durante estos comicios, el CNE se estrenará en la realización de este proceso, que se basará en la selección de una muestra aleatoria -entre 25% y 30%-  de Juntas Receptoras del Voto, donde se sumarán los sufragios que reflejen las actas, y para lo que fueron entrenadas 9.617 personas en todo el país. Además otras 650, operarán el call center que atenderá los reportes de este escrutinio a los fines de ser divulgado pocas horas después del cierre de las mesas.

El segundo esquema que demanda atención será el escaneo de actas electorales. El presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, explicó que cuando termine la votación, los miembros de las juntas receptoras iniciarán el conteo y llenado de actas de escrutinio, las cuales serán entregadas en un sobre sellado al policía recolector para que las lleve al área de escaneo, donde será digitalizadas y enviadas a través de un sistema informático para ser puestas en línea, y permitir que sean divulgadas a la población.

Aunque el mecanismo pueda parecer diligente, en realidad el propio Pozo ha informado que la previsión oficial es entregar resultados definitivos cinco días después de las elecciones, en vista que el país se conformó con entregar resultados preliminares el mismo día de la votación, y usar unos equipos que no mejoran el modelo, pues solo permiten escanear y transmitir actas.

El próximo domingo se sabrá si bastaron las aproximaciones estadísticas que generan los conteos rápidos o si por el contrario, el electorado y el clima político del país reclaman resultados oficiales con celeridad. En ese momento, será cuando la falta de un mecanismo expedito de procesamiento de votos como el voto electrónico se hará evidente. Las cartas están echadas. Solo queda esperar.

Ecuador va a las urnas con más dudas que certezas

Foto: Últimas Noticias

Foto: Últimas Noticias

El próximo 19 de febrero Ecuador realizará elecciones generales. Y en preparación para la contienda, el Consejo Nacional Electoral (CNE) realizó el tercer simulacro de la infraestructura comicial y se proclamó preparado.

De acuerdo a las autoridades, para la última prueba previo a los comicios -que se efectuó el 5 de febrero-, se activaron los 1 mil 799 recintos que funcionarán durante la jornada de votación, y se logró comprobar su operatividad.

El presidente del CNE, Juan Pablo Pozo, aseguró que el sistema “está completamente listo” para cumplir con el proceso en el que se elegirá un nuevo Presidente, 137 parlamentarios de la Asamblea Nacional y cinco legisladores al Parlamento Andino.

“Todos los sistemas han pasado por las normas de certificación que hoy tiene el Consejo Electoral, por tanto, la garantía al país es que será un proceso impecable”, destacó Pozo sin detallar los resultados del ensayo. Lamentablemente es poco lo que se conoce sobre cómo funcionó el conteo rápido -que antes hacían a boca de urna las encuestadoras- pero que ahora ejecutará el CNE, y tampoco se ventiló cómo funcionaron los escáneres donados con los que se pondrán en línea las actas de votación.

Los partidos políticos han manifestado dudas sobre el padrón electoral, así como la modalidad del conteo rápido, con el cual se pretende entregar resultados preliminares tres horas después del cierre de las mesas.

Algunos voceros políticos manifestaron sus dudas sobre la selección de las juntas receptoras de votos que serán consideradas para informar resultados extraoficiales, por los riesgos que reviste que las mismas no respondan a una escogencia acorde a la distribución del sufragio en el país.

Además otras organizaciones partidistas han cuestionado que no se hayan hecho auditorías técnicas ni del padrón electoral, ni del sistema. Gilmar Gutiérrez, líder del Partido Sociedad Patriótica (PSP) negó que algún partido haya asistido a las supuestas revisiones realizadas por el CNE.

Pese a las preocupaciones, las cartas están echadas en Ecuador. 12,8 millones de electores están llamados a acudir a las urnas. Tanto los resultados extraoficiales, como el uso de equipos para escanear las actas y trasmitirlas, generan más sospechas que certezas, pero habrá que esperar para valorar un proceso del que dependerá la estabilidad política del país.

79 procesos electorales vivirá el mundo durante 2017

calendarioEl nuevo año trae un intenso ambiente electoral en el mundo. De acuerdo al registro que lleva la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES), 46 países de los cinco continentes cumplirán jornadas de votación para elegir presidentes y renovar congresos.

De los 79 procesos electorales que se realizarán a lo largo y ancho del planeta, África y Asia concentran la mayor cantidad, pues 12 naciones de cada uno adelantarán votaciones; mientras en Europa serán 10 los territorios donde se harán comicios durante el año.

Al tiempo que las tensiones políticas y la incertidumbre por el ascenso de los radicalismos  producen temores en países como Francia, Alemania y Francia; así como en Congo y Ruanda, en Latinoamérica preocupan algunas prácticas electorales.

La primera nación que se efectuará comicios en la región será en Ecuador. El 17 de febrero no solo el país votará para dejar atrás la era del presidente Rafael Correa -10 años en la presidencia- sino que espera automatizar la transmisión de las actas, pero lejos de cumplir un proceso transparente de adquisición de tecnología, optó por aceptar “prestados” unos equipos coreanos, con los cuales hará la digitalización y transmisión de las actas de escrutinio.

Por su parte, Perú realizará el 12 de marzo elecciones municipales en algunos distritos. Esta jornada mostrará como la falta de compromiso de las autoridades impide que todo el país pueda usar el voto electrónico diseñado por la Oficina Nacional de Proceso Electorales (Onpe). Y es que aunque desde hace años unos 19 circuitos votan mediante máquinas, las jurisdicciones que elegirán alcalde este año tendrán que conformarse con el voto manual que el año pasado –durante las presidenciales- impidió ofrecer resultados oportunos. La espera fue de una semana.

Otras dos naciones que cumplirán comicios en Latinoamérica son Chile  y Honduras. Noviembre será el mes en que ambas acudan a las urnas para renovar la presidencia, mientras que el país centroamericano también elegirá a los integrantes del Congreso.

En el caso chileno, la elección planificada para el 19 de noviembre, podría ser usada como punto de partida para la renovación de su sistema de votación. El país sufre en la actualidad una fuerte apatía electoral, que ubica la abstención alrededor de 60%, lo que lleva a los expertos a coincidir que la nación debe hacer esfuerzos por tecnificar su sufragio.

A su vez Honduras, que irá a las urnas el 30 de noviembre, deberá agilizar la discusión de la reforma electoral, si quiere ver algún cambio en la materia en el corto plazo.

Para cerrar, Venezuela revalidará el uso del voto electrónico. Las autoridades electorales no han convocado las elecciones regionales, pero están previstas para el primer semestre, mientras las locales deberían efectuarse al cierre del año. Este país ha brillado con luz propia a la hora de automatizar sus comicios. De la mano de la trasnacional Smartmatic suma más de una docena de exitosas elecciones electrónicas, las cuales se apoyan en máquinas provistas de identificación biométrica del elector, pantalla táctil, tarjetones electrónicos, comprobante en papel del sufragio, escrutinio y transmisión automatizada.

Las justas comiciales en Latinoamérica representan una gran oportunidad para la tecnología electoral, ya que al tiempo que Venezuela confirmará su elevado estatus en el voto electrónico, naciones como Perú y Ecuador, tendrán que seguir presionando para avanzar en la modernización; mientras Honduras y Chile tendrán que decidir si desarrollarse o quedarse estancadas.