Modernización electoral destaca en el calendario electoral latinoamericano de 2020

Parte de los comicios a efectuarse este año están reflejados en esta imagen
elaborada por Sergio Maydeu

El ajetreado calendario electoral de 2020, que incluye 84 elecciones en 69 países alrededor del mundo (según IFES), destaca por la innovación electoral que verán algunos países de la región. En Perú, Brasil y Paraguay emplearán tecnología que automatiza el sufragio o alguna fase del proceso eleccionario. En Estados Unidos, donde se ya utilizan múltiples sistemas automatizados para agilizar la administración electoral, también habrá novedades.


El 26 de enero se realizarán las Elecciones Congresales Extraordinarias en Perú. A tal efecto, la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) anunció que usará un modelo mixto de votación, que combinará el voto manual y el automatizado en algunas regiones.

El voto electrónico peruano consiste en una tarjeta que, al ser introducida en la máquina de votación, activa en la pantalla táctil las candidaturas. El elector presiona la opción de su preferencia y el sistema procesa y almacena el sufragio, para finalmente cerrar con la emisión de un comprobante en papel de la selección.

Por su parte, Brasil realizará elecciones locales en el mes de octubre. Una vez más, Brasil desplegará sus más de 500.000 máquinas de votación para atender al electorado más grande del continente. Para estas elecciones el Tribunal Superior Electoral planea estrenar un nuevo modelo de máquina de votación el cual traerá, entre otras novedades, la capacidad de acoplar una impresora para emitir comprobantes de votación.

Finalmente Paraguay cumplirá las Internas Simultáneas de los partidos y movimientos políticos, alianzas y concertaciones electorales, el 12 de julio, mientras las municipales se efectuarán el 8 de noviembre.

Para estas jornadas, el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) espera alquilar 15 mil máquinas de votación para que los más de 260 municipios del país sean automatizados. En ese marco, la nación se encuentra llevando adelante el proceso de licitación del voto electrónico.

Por otro lado, Estados Unidos se prepara para una nueva elección presidencial. En vista de los incidentes sucedidos en las elecciones de 2016, en los cuales actores extranjeros hackearon correos electrónicos y accedieron a bases de datos de votantes, las autoridades han hecho un esfuerzo en mejorar su parque tecnológico.

Entre las principales novedades que encontrarán los votantes estadounidenses están las máquinas llamadas Ballot Marking Devices, que vienen siendo una suerte de híbrido entre máquinas de votación y escáneres ópticos. El condado de Los Ángeles, la jurisdicción más grande de los Estados Unidos, diseñó junto a la compañía IDEO su nuevo sistema. Una vez diseñado el modelo, contrató a la internacional Smartmatic para hacer este proyecto una realidad. Aproximadamente 31.000 máquinas serán desplegadas a lo largo del condado.

Para 2020, se esperan elecciones en Perú y Chile que decidieron realizar elecciones producto de la fuerte crisis político-social que atraviesan. Perú para renovar el parlamento de manera anticipada este mes, y Chile para realizar un plebiscito que decidirá un proceso constituyente en abril.

El resto de los países que cumplirán elecciones en la región son Costa Rica (febrero), República Dominicana (febrero y mayo), Uruguay (mayo), Brasil (octubre), Paraguay (noviembre) y Venezuela (diciembre). Bolivia se unió al grupo -este 6 de enero- cuando convocó a generales para mayo próximo.

Brasil listo para unas nuevas elecciones generales automatizadas

Brasil cuenta con una urna electrónica, con teclado numérico y dispositivo de identificación biométrica.

Este 7 de octubre serán las elecciones generales de Brasil. Durante la jornada, esta nación desplegará una de las plataformas electorales más complejas del mundo, por el volumen de electores, la cantidad de cargos en disputa, y el entramado técnico y logístico que exige el proceso.

El Tribunal Superior Electoral (TSE) suma meses de preparación, y volverá a usar el modelo de voto electrónico que estrenó en los años 90 y que lo ha colocado a la vanguardia de la tecnología comicial en el mundo.

Ficha Electoral

  • En estos comicios se votará para elegir el presidente de la República, diputados estadales, federales, senadores, gobernadores, vicegobernadores estatales, diputados de Asambleas Legislativas estatales, y de la Cámara Legislativa del Distrito Federal. En total serán más de 26 mil candidatos compitiendo por más de 1.700 cargos.
  • El TSE reportó que están llamados a votar 147,2 millones de brasileños. Del total, están obligados por la Constitución Federal los alfabetizados con más de 18 años y menores de 70, es decir 129,4 millones de ciudadanos. El mismo dispositivo constitucional prevé como facultativo el voto para los analfabetos, para los mayores de 70 años, así como para los jóvenes de más de 16 años y menos de 18 años. Este grupo representa a 17,8 millones de personas.
  • El padrón electoral está distribuido por los 5.570 municipios del país, así como en 171 localidades de 110 países.
  • Las cinco últimas elecciones presidenciales y seis municipales, a lo largo de 22 años, se realizaron a través de la urna electrónica diseñada por el TSE.
  • Brasil usará más de 550 mil máquinas de voto electrónico.

¿Cómo funciona el voto electrónico brasileño?

El proceso electoral brasileño es 100% automatizado –a excepción de la identificación biométrica, que en este proceso alcanzará a la mitad del padrón. La votación, el escrutinio, la totalización y transmisión de los resultados se hace a través de medios electrónicos.

Debido a que cada votante deberá realizar seis selecciones, el organismo electoral elaboró videos explicativos y simuladores, tanto para los ciudadanos residenciados en el país, así como para quienes viven fuera, a los fines de que todos estén preparados para los comicios.

Este domingo, se cumplirán diversos pasos para el ejercicio del derecho al sufragio y para completar el circuito del voto.

1.- Autenticación El votante deberá presentar su documento de identidad al llegar a la mesa de votación. En caso de sufragar en una de las ciudades que contarán con identificación biométrica (captación de la huella digital), en lugar de chequear los datos en un cuaderno electoral, el elector usará una máquina con el dispositivo que le permitirá constatar su identidad.

2.- Votación La máquina brasileña dispone de una pequeña pantalla y un teclado numérico en el que cada elector debe marcar el número asignado al candidato de su preferencia. Una vez hecha la selección, aparecerá la fotografía del aspirante, su nombre y siglas del partido político, lo que permite verificar el voto. De ser correcto, se debe presionar la tecla “confirmar” para ejecutar el sufragio o el botón de corrección para realizar cambios. Si no se desea sufragar por ninguno de los aspirantes, se puede pulsar la tecla “blanco”, o se tiene la alternativa de anular el sufragio, tecleando números al azar y apretando “confirmar”. Este proceso debe cumplirse para cada cargo en disputa, y tras el registro de todos los votos, la urna emitirá un pitido y la palabra FIN aparecerá en la pantalla.

3.- Escrutinio Los votos emitidos por los sufragantes son almacenados, en formato cifrado y con firma digital, en dos tarjetas de memoria (flash cards) y un disco magnético. Al cierre del proceso, las selecciones son escrutadas y los resultados se imprimen en varias actas. El disco magnético es entregado al TSE.

4.- Transmisión Completado el proceso de totalización e impresas las actas de escrutinio, la información del disco magnético es transmitida a través de una red segura y exclusiva para cumplir con la totalización de todos los votos en las computadoras de las oficinas regionales y del Tribunal Superior Electoral. La legislación brasileña permite que el ente publique en tiempo real los resultados en la WEB del organismo, y además se activará una app.

La novedad

La Organización de Estados Americanos (OEA) dispondrá, por primera vez, de una Misión de Observación Electoral en Brasil. La misma se desplegó la última semana de septiembre.

El organismo informó que el equipo está liderado por la expresidenta de Costa Rica Laura Chinchilla, y está integrado por 48 expertos.

La misión analizará los aspectos clave de la elección, incluidos la organización y tecnología electoral. Visitarán 13 estados para recabar información sobre los preparativos de los comicios y durante la jornada del 7 de octubre. Asimismo, seis personas observarán el voto en el exterior en seis países.

 

Elecciones pacíficas, transparentes y creíbles: Un evento clave para la República Democrática del Congo

isstoday-angola1.jpgImagen: ISS Today

En los últimos meses las tensiones políticas y la inseguridad han ido aumentado en la República Democrática del Congo (RDC), debido a las manifestaciones contra la continuidad de Joseph Kabila en el poder. Y aunque la atención política nacional e internacional sigue centrada en las medidas en pro de la confianza y adelantos en el proceso electoral del próximo 23 de diciembre, la credibilidad en las autoridades y en el proceso electoral continúan deteriorándose.

Nota: En este blog siempre se apoya la implementación de tecnología para mejorar las elecciones, pero hay que hacerlo bien desde el comienzo. La experiencia nos enseña que cuando se parte de una selección o licitación amañada, los resultados nunca son buenos.

Con la data de registro electoral manipulada, la supuesta dificultad en la inscripción de los congoleños que viven en el extranjero, y la contratación de máquinas de votación de la empresa surcoreana Miru System Ltd, sin previa licitación y sin experiencias comprobables, son algunas de las preocupaciones que los principales líderes de la oposición han denunciado recientemente por considerar que ponen en duda la realización de un proceso electoral transparente, que además ha sido dos veces pospuesto desde 2016, y se volvió a posponer en 2017.

En febrero, la embajadora de EE. UU. ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, declaró que “Introducir por primera vez tecnología desconocida en una elección tan delicada, es un riesgo enorme”, refiriéndose a la incorporación de las máquinas de votación de la empresa surcoreana Miru, máquinas que no han sido utilizadas en elecciones de otros países. Además, la empresa se encuentra bajo investigación por parte de las autoridades de su propio país, por supuestos casos de soborno a través de la Asociación de Órganos Electorales Mundiales (A-WEB). Según varias notas en países donde opera A-WEB, esta asociación disfraza la venta de máquinas de votación provistas por Miru bajo un supuesto entrenamiento y consultoría a comisiones electorales (Nota 1; Nota 2; Nota 3).

En el caso de la República Democrática del Congo, la propia Comisión Electoral de la República de Corea del Sur (NEC), manifestó su preocupación por el uso de las máquinas de votación de Miru durante las elecciones presidenciales de diciembre. En un comunicado dirigido a la Comisión Electoral Nacional Independiente de la República Democrática del Congo (CENI), NEC expresó serias preocupaciones sobre la introducción (de estas máquinas), expresando que la situación política inestable y un entorno vulnerable, que incluye una infraestructura eléctrica débil, condiciones deplorables de las carreteras, y alta tasa de analfabetismo, puede conducir a un mal funcionamiento de la maquinaria.

En consecuencia, la oposición política de la República Democrática del Congo ha solicitado a Corea del Sur y EE. UU la suspensión del contrato que vincula a la Comisión Electoral Nacional Independiente de la RDC con el sistema Miru, y el bloqueo de sus cuentas bancarias.

La RDC es una de las regiones más volátiles y complejas de África, sin embargo, alcanzar la paz y el equilibrio podría contribuir en la estabilidad y desarrollo del continente africano, asegura Said Djinniten, representante especial del Secretario General de la Naciones Unidas para la región de África Central. Los representantes de los gobiernos de países como EE. UU., Francia, Holanda, Bélgica y Corea del Sur, también han expresado sus preocupaciones al reconocer que la realización de elecciones pacíficas, transparentes y creíbles en la RDC representa un punto clave en el rumbo del continente africano.

Por eso, la Comisión Electoral de la RDC debe trabajar estrechamente para garantizar que la votación y el escrutinio se lleven a cabo sin problemas. La implementación de tecnología pudiera (y debería), entre otras cosas, mejorar los registros de electores, permitir a ciudadanos votar desde el exterior, facilitar el proceso de votación, ofrecer resultados preliminares confiables y rápidos, y permitir múltiples auditorías que den tranquilidad y confianza a los ciudadanos. Esperemos que las acusaciones y los temores sobre Miru sean más sobre los desaciertos para su contratación (en varios países ya) y no al desempeño de su tecnología.