Elecciones pacíficas, transparentes y creíbles: Un evento clave para la República Democrática del Congo

isstoday-angola1.jpgImagen: ISS Today

En los últimos meses las tensiones políticas y la inseguridad han ido aumentado en la República Democrática del Congo (RDC), debido a las manifestaciones contra la continuidad de Joseph Kabila en el poder. Y aunque la atención política nacional e internacional sigue centrada en las medidas en pro de la confianza y adelantos en el proceso electoral del próximo 23 de diciembre, la credibilidad en las autoridades y en el proceso electoral continúan deteriorándose.

Nota: En este blog siempre se apoya la implementación de tecnología para mejorar las elecciones, pero hay que hacerlo bien desde el comienzo. La experiencia nos enseña que cuando se parte de una selección o licitación amañada, los resultados nunca son buenos.

Con la data de registro electoral manipulada, la supuesta dificultad en la inscripción de los congoleños que viven en el extranjero, y la contratación de máquinas de votación de la empresa surcoreana Miru System Ltd, sin previa licitación y sin experiencias comprobables, son algunas de las preocupaciones que los principales líderes de la oposición han denunciado recientemente por considerar que ponen en duda la realización de un proceso electoral transparente, que además ha sido dos veces pospuesto desde 2016, y se volvió a posponer en 2017.

En febrero, la embajadora de EE. UU. ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, declaró que “Introducir por primera vez tecnología desconocida en una elección tan delicada, es un riesgo enorme”, refiriéndose a la incorporación de las máquinas de votación de la empresa surcoreana Miru, máquinas que no han sido utilizadas en elecciones de otros países. Además, la empresa se encuentra bajo investigación por parte de las autoridades de su propio país, por supuestos casos de soborno a través de la Asociación de Órganos Electorales Mundiales (A-WEB). Según varias notas en países donde opera A-WEB, esta asociación disfraza la venta de máquinas de votación provistas por Miru bajo un supuesto entrenamiento y consultoría a comisiones electorales (Nota 1; Nota 2; Nota 3).

En el caso de la República Democrática del Congo, la propia Comisión Electoral de la República de Corea del Sur (NEC), manifestó su preocupación por el uso de las máquinas de votación de Miru durante las elecciones presidenciales de diciembre. En un comunicado dirigido a la Comisión Electoral Nacional Independiente de la República Democrática del Congo (CENI), NEC expresó serias preocupaciones sobre la introducción (de estas máquinas), expresando que la situación política inestable y un entorno vulnerable, que incluye una infraestructura eléctrica débil, condiciones deplorables de las carreteras, y alta tasa de analfabetismo, puede conducir a un mal funcionamiento de la maquinaria.

En consecuencia, la oposición política de la República Democrática del Congo ha solicitado a Corea del Sur y EE. UU la suspensión del contrato que vincula a la Comisión Electoral Nacional Independiente de la RDC con el sistema Miru, y el bloqueo de sus cuentas bancarias.

La RDC es una de las regiones más volátiles y complejas de África, sin embargo, alcanzar la paz y el equilibrio podría contribuir en la estabilidad y desarrollo del continente africano, asegura Said Djinniten, representante especial del Secretario General de la Naciones Unidas para la región de África Central. Los representantes de los gobiernos de países como EE. UU., Francia, Holanda, Bélgica y Corea del Sur, también han expresado sus preocupaciones al reconocer que la realización de elecciones pacíficas, transparentes y creíbles en la RDC representa un punto clave en el rumbo del continente africano.

Por eso, la Comisión Electoral de la RDC debe trabajar estrechamente para garantizar que la votación y el escrutinio se lleven a cabo sin problemas. La implementación de tecnología pudiera (y debería), entre otras cosas, mejorar los registros de electores, permitir a ciudadanos votar desde el exterior, facilitar el proceso de votación, ofrecer resultados preliminares confiables y rápidos, y permitir múltiples auditorías que den tranquilidad y confianza a los ciudadanos. Esperemos que las acusaciones y los temores sobre Miru sean más sobre los desaciertos para su contratación (en varios países ya) y no al desempeño de su tecnología.

 

Anuncios

Estados Unidos ante la oportunidad de mejorar su modelo de votación

Estados Unidos usa más de 3 mil soluciones tecnológicas del voto. Foto: Emol.

Estados Unidos usa más de 3 mil soluciones tecnológicas del voto. Foto: Emol.

Las elecciones del pasado 8 de noviembre en Estados Unidos han dejado huella, que no solo debe ser vista desde los resultados presidenciales –Donald Trump le ganó a Hillary Clinton en votos electorales, pero no en voto popular- sino que además pueden servir de marco para que este país siga evolucionando en materia de garantías comiciales.

Al término del proceso, la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) difundió un informe preliminar, donde además de destacar el comportamiento cívico del electorado, resaltó algunos problemas técnicos que retrasaron el ejercicio del voto en variados condados.

El equipo de observancia, que por primera vez trabajó en Estados Unidos, refirió que “en ocasiones, las filas largas se debían a fallas técnicas esporádicas del equipo electoral, como los escáneres o, en el caso de Colorado, del Sistema de Inscripción de Votantes y Elecciones  del Estado de Colorado  (SCORE),  que estuvo sin funcionar durante unos 20 minutos”.

Advirtió el organismo que estas dificultades técnicas fueron resueltas de manera eficiente siguiendo  los procedimientos para imprevistos que se habían adoptado, pero otros análisis destacan que muchos de estos problemas pueden obedecer a la obsolescencia de las máquinas que se usan en todos los estados del país, pero cuya administración realiza cada condado, por lo que son múltiples los modelos que están operativos.

A la luz de lo ocurrido durante la jornada, los inconvenientes no generaron problemas ni dudas sobre los resultados, sin embargo, resulta pertinente insistir en la necesidad de que las autoridades locales, no descuiden la necesidad de renovar su tecnología.

La actualización de los equipos, no solo supone facilitar el voto, fortalecer la seguridad y blindar el proceso de sufragio, sino que podría permitir mejorar el voto de los Estados Unidos en uno de sus puntos débiles: los resultados que se informan la noche de las elecciones son sólo preliminares, y cada estado tiene en promedio hasta cinco semanas para formalizar el cómputo.

Esta situación ha hecho que más de una semana después todavía no haya un escrutinio definitivo, por cuanto sigue en proceso de conteo el llamado voto anticipado, ese que se realiza desde semanas antes de los comicios, pero que en realidad se cuenta mucho después de terminado el proceso, dependiendo de las normas que tenga cada condado o estado.

Estados Unidos tiene una democracia sólida, y el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon,  llamó a conservar ese espíritu tras los comicios: “después de una campaña electoral reñida que a menudo causó divisiones, es preciso recordar y reafirmar que la unidad en la diversidad que caracteriza a Estados Unidos es una de las fortalezas del país”.

No obstante, viabilizar la actualización de su tecnología electoral no solo colaborará para que sus electores se sientan más seguros, sino también para mostrar a sus pares que con la tecnología adecuada, no vale ninguna acción que intente subvertir la voluntad popular.

Voto electrónico, pieza clave de las parlamentarias venezolanas

Con máquina de pantalla táctil y tarjetón electrónico votan en Venezuela.

Con máquina de pantalla táctil y tarjetón electrónico votan en Venezuela.

Venezuela acudió a las urnas este 6 de diciembre para renovar los 167 curules de la Asamblea Nacional (AN). A pesar de la profunda conflictividad política que arrastra desde hace años, las elecciones se desarrollaron con normalidad y los resultados fueron acatados inmediatamente por los candidatos perdedores.

Una de las claves de la tranquilidad con que se desenvolvió el proceso radica en el sistema automatizado de votación, el cual permitió tener resultados exactos y verificables para la totalidad de los centros de votación.

En algunos distritos la elección fue muy reñida. Tal y como puede apreciarse en la página web del Consejo Nacional Electoral de Venezuela, en la circunscripción el Circuito 3 del estado Aragua, la candidata por la oposición Karin Salanova, obtuvo apenas 83 votos más que Rosa León, la aspirante del Gobierno. A pesar de lo estrecho del margen (0.06%), el candidato perdedor aceptó la derrota sin mayores aspavientos, hecho que representa una prueba inequívoca de la exactitud y transparencia del sistema automatizado de votación.

Los resultados del Consejo Nacional Electoral (CNE) y las posteriores declaraciones de los actores políticos, muestran que el modelo de voto electrónico que usa el país desde 2004, y que es provisto por Smartmatic, permite resguardar la voluntad popular, independientemente de la posición política que se tenga. Cabe destacar que durante los 11 años de su uso han ganado y perdido candidatos y propuestas de todas las posturas.

Desde la oposición, el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad, Jesús Torrealba, y una de las candidatas electas, Delsa Solórzano, indicaron que el CNE les entregó la data donde se reconoce los resultados arrojados por las actas que cada partido tiene en su poder; en el Gobierno también convalidaron los cómputos entregados. El jefe del comando de campaña del chavismo, Jorge Rodríguez, dijo que pese al resultado adverso aceptan la información del conteo automatizado.

La plataforma tecnológica venezolana fue examinada, como se ha hecho tradición en el cronograma electoral, con diversas auditorías todas certificadas por las organizaciones políticas antes, durante y luego de los comicios. Además de esas revisiones, se realizó –la misma noche de la elección- una fiscalización ciudadana de carácter público y ejecutada en el 54% de las mesas de votación. En esa prueba se pudo confirmar que la voluntad de los electores plasmada en los comprobantes físicos de los votos coincidió con lo reflejado en el acta de escrutinio impresa por la máquina.

Los acompañantes internacionales también han mostrado una opinión positiva del sistema y las elecciones en general. El secretario general de la Unasur, Ernesto Samper, celebró el proceso. “Estas fueron unas elecciones muy transparentes, casi que impecables en términos de episodios que hayan podido alterarlas”, dijo al considerar que “quedó refrendado que el sistema electrónico de votos en Venezuela, con la constancia adicional de la papeleta que se deposita en una urna, le da un especial blindaje al sistema electoral, que lo convierte quizá en uno de los sistemas más sólidos de Latinoamérica”.

Las amplias posibilidades de revisión del voto electrónico también fueron abordadas por Antonio Mugica, CEO de Smartmatic. “Junto a los electores, universidades, ONGs, partidos políticos y autoridades electorales de todo el mundo, hemos construido el único sistema de votación que es completamente verificable de principio a fin”, sostuvo.

Tras 14 elecciones nacionales desde el año 2004, más de 120 auditorías en 11 años, políticos de ambos bandos ganando y perdiendo con la misma máquina de votación, Venezuela ratifica que el voto electrónico ha sido y es pieza clave en el éxito de las elecciones de este país.