79 procesos electorales vivirá el mundo durante 2017

calendarioEl nuevo año trae un intenso ambiente electoral en el mundo. De acuerdo al registro que lleva la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES), 46 países de los cinco continentes cumplirán jornadas de votación para elegir presidentes y renovar congresos.

De los 79 procesos electorales que se realizarán a lo largo y ancho del planeta, África y Asia concentran la mayor cantidad, pues 12 naciones de cada uno adelantarán votaciones; mientras en Europa serán 10 los territorios donde se harán comicios durante el año.

Al tiempo que las tensiones políticas y la incertidumbre por el ascenso de los radicalismos  producen temores en países como Francia, Alemania y Francia; así como en Congo y Ruanda, en Latinoamérica preocupan algunas prácticas electorales.

La primera nación que se efectuará comicios en la región será en Ecuador. El 17 de febrero no solo el país votará para dejar atrás la era del presidente Rafael Correa -10 años en la presidencia- sino que espera automatizar la transmisión de las actas, pero lejos de cumplir un proceso transparente de adquisición de tecnología, optó por aceptar “prestados” unos equipos coreanos, con los cuales hará la digitalización y transmisión de las actas de escrutinio.

Por su parte, Perú realizará el 12 de marzo elecciones municipales en algunos distritos. Esta jornada mostrará como la falta de compromiso de las autoridades impide que todo el país pueda usar el voto electrónico diseñado por la Oficina Nacional de Proceso Electorales (Onpe). Y es que aunque desde hace años unos 19 circuitos votan mediante máquinas, las jurisdicciones que elegirán alcalde este año tendrán que conformarse con el voto manual que el año pasado –durante las presidenciales- impidió ofrecer resultados oportunos. La espera fue de una semana.

Otras dos naciones que cumplirán comicios en Latinoamérica son Chile  y Honduras. Noviembre será el mes en que ambas acudan a las urnas para renovar la presidencia, mientras que el país centroamericano también elegirá a los integrantes del Congreso.

En el caso chileno, la elección planificada para el 19 de noviembre, podría ser usada como punto de partida para la renovación de su sistema de votación. El país sufre en la actualidad una fuerte apatía electoral, que ubica la abstención alrededor de 60%, lo que lleva a los expertos a coincidir que la nación debe hacer esfuerzos por tecnificar su sufragio.

A su vez Honduras, que irá a las urnas el 30 de noviembre, deberá agilizar la discusión de la reforma electoral, si quiere ver algún cambio en la materia en el corto plazo.

Para cerrar, Venezuela revalidará el uso del voto electrónico. Las autoridades electorales no han convocado las elecciones regionales, pero están previstas para el primer semestre, mientras las locales deberían efectuarse al cierre del año. Este país ha brillado con luz propia a la hora de automatizar sus comicios. De la mano de la trasnacional Smartmatic suma más de una docena de exitosas elecciones electrónicas, las cuales se apoyan en máquinas provistas de identificación biométrica del elector, pantalla táctil, tarjetones electrónicos, comprobante en papel del sufragio, escrutinio y transmisión automatizada.

Las justas comiciales en Latinoamérica representan una gran oportunidad para la tecnología electoral, ya que al tiempo que Venezuela confirmará su elevado estatus en el voto electrónico, naciones como Perú y Ecuador, tendrán que seguir presionando para avanzar en la modernización; mientras Honduras y Chile tendrán que decidir si desarrollarse o quedarse estancadas.

Registraduría colombiana ofrece resultados rápidos

Foto: El Tiempo

Foto: El Tiempo

El plebiscito del 2 de octubre en Colombia no solo sorprendió por los resultados adversos al acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc sino también por la rapidez con la que la Registraduría de Colombia entregó los cómputos parciales.

Según palabras del propio registrador Juan Carlos Galindo Vácha, 55 minutos después del cierre de mesas, se emitió el boletín 11 con 97,88% de los votos escrutados.

Dicho esto, y en aras de generar un debate constructivo que conduzca a mejores elecciones en la región, es importante aclarar algunos puntos sobre el sistema electoral colombiano que inciden en la forma en que se publican resultados.

Plebiscito – Si vs No. El referéndum realizado en Colombia fue el tipo de elección más sencilla que existe. Los votantes marcaron en una papeleta una de dos opciones disponibles: Si o No. Contar los votos en este tipo de contiendas no representa mayor problemas. Sin embargo, es en elecciones más complicadas donde el sistema de conteo manual muestra sus costuras.

Basta recordar lo ocurrido en las elecciones legislativas de marzo de 2010, pues en esa votación debieron pasar varios días para conocer quiénes ocuparían las curules, y luego meses para que los cargos fuesen asignados oficialmente. Lo mismo ha pasado en procesos regionales y municipales.

Cierre de la votación con hora fija. A diferencia de otros países donde la votación se extiende siempre y cuando haya electores dispuestos a participar, en Colombia la votación se cierra a las 4 pm. Además, mientras que algunas naciones tienen que esperar a que todos los centros de votación hayan cerrado, en Colombia, a las pocas horas se pueden comenzar a publicar en línea los resultados parciales.

Resultados oficiales vs pre conteo

Los anuncios realizados la noche de la elección corresponden a un conteo no oficial. Este preconteo es de carácter informativo y carece de validez frente al escrutinio oficial que se divulga semanas después.

Tal y como advierte la misma página web de la registraduría: Acuerdo No 019 de 1994 del CNE: “…los boletines expedidos por la Registraduría tienen mero             carácter informativo y jamás pueden considerarse como documentos electorales que definan una elección…“.

Resultados en línea

La página web de la registraduría reflejó en tiempo real los resultados del preconteo a medida que estos fueron siendo recibidos por las autoridades.

La publicación de resultados definitivamente añade transparencia al proceso. En otros países de la región, como es el caso de Venezuela, las autoridades, antes de dar a conocer públicamente los resultados, los comparte con los actores políticos, de manera que éstos puedan contrastarlos con sus estimaciones. Esto retrasa la publicación de manera significativa, restando credibilidad y dándole un inmerecido protagonismo a los políticos.

A pesar de que la rapidez de estos resultados invite a algunos a manifestarse a favor del voto manual, vale tener en mente un detalle importante. A pesar de la sencillez de la elección, el número de votos nulos (170.946) y no marcados (86.243) es casi cinco veces mayor a la diferencia entre la opción del Si y la del No (53.994). Si bien no hay razones para pensar que haya habido alguna conducta indebida por parte de los operadores que procesaron los votos, estos no deberían tener la potestad de decidir la elección. La exactitud de los resultados es uno de los mejores argumentos que tienen quienes promueven la aplicación de tecnología para registrar el voto.

La novedad del debate de los votos nulos en Venezuela

ELECCIONES MUNICIPALES EN VENEZUELAPasadas las elecciones parlamentarias venezolanas de diciembre de 2015, donde la victoria de la coalición opositora copó las reseñas noticiosas, artículos de opinión y debates en redes sociales; a los pocos días declaraciones ofrecidas por voceros prominentes del Gobierno trajo al debate electoral el tema de los votos nulos.

Los resultados ofrecidos por el Consejo Nacional Electoral (CNE) reflejan que si se compara lo ocurrido en las legislativas de 2010, con los cómputos del 6 de diciembre de 2015, se evidencia que hubo un aumento en la emisión de selecciones no válidas, pues mientras hace cinco años se presentaron 263 mil 554 votos nulos, es decir 2,5% del total  de los sufragios en la votación lista, en la última jornada se registraron  686 mil 119 selecciones nulas , lo que representa 4,77% del total del padrón en la elección lista. Ahora, en el caso del sufragio nominal se procesaron 6,41% de votos en blanco.

Un análisis realizado por el periodista especializado en temas electorales, Eugenio Martínez, muestra que si bien hubo un repunte en la contabilización de votos nulos, también es cierto que el 6D no son los comicios con la más alta ocurrencia de sufragios no válidos.

Expuso que luego del 6D, “la elección en la que se han registrados más votos en blanco fueron las municipales del año 2013, cuando el sistema arrojó 5,5% de los sufragios”. Pero, advierte que con el sistema manual esta situación se presentaba en mayor medida: “la elección con más votos en blanco (nulos) es la del 25 de Julio de 1999 (Elecciones para constituir la Asamblea Nacional Constituyente), en la que se registraron 11,9% de votos nulos”.

Partiendo del hecho de que en las Legislativas los votos en blanco aumentaron frente a comicios recientes, es pertinente aclarar que para el CNE, el voto nulo es un sufragio mal realizado, es decir, que el elector se equivocó al momento de sufragar, sin distinguir si lo hizo de manera intencional o accidental, que es lo que diferenciaría a un voto nulo (error al momento de sufragar) de uno blanco (el elector premeditadamente anula su voto).

Ante la imposibilidad de probar qué tipo de voto nulo se dio el 6D y la negativa del CNE de habilitar el sufragio en blanco, porque a su entender estimula la no participación política del elector, resulta inconveniente, por no decir injustificado, que se le endose al sistema de votación la ocurrencia de los votos nulos.

Mientras técnicamente el sufragio electrónico venezolano puede soportar la inclusión en el tarjetón de la opción “voto en blanco”, para de esta forma reducir su ocurrencia al permitir la selección consciente de esta posibilidad; durante las auditorías del sistema (software y hardware) ninguno de los técnicos de la oposición o Gobierno reportó problemas con la interfaz de las máquinas o con el tarjetón electoral.

Hay que añadir que en ningún proceso electoral previo, incluso aquellos equivalentes a la jornada del 6D, hubo la más mínima sospecha por la cantidad de votos nulos, por lo cual surge en el debate la intencionalidad con la que se teoriza acerca de este resultado del escrutinio.

Por ahora, se puede esgrimir que los estudios de opinión pública realizados por firmas reconocidas en el país -como Datanálisis- dan cuenta que al evaluarse el “grado de facilidad” para ejercer el derecho al voto, 93% de los encuestados responde que sufragar con las máquinas es fácil y muy fácil.

Ante las diferentes visiones que emergen sobre el repunte del voto nulo en Venezuela, se anticipa que la discusión apenas comienza en este país. Sin embargo, mientras se niegue la posibilidad al elector de votar nulo o en blanco, será prácticamente imposible determinar si la selección no válida fue intencional o accidental.