Observatorio Electoral Venezolano cuestiona transparencia de presidenciales venezolanas

El Observatorio Electoral Venezolano (OEV) emitió recientemente un informe de 50 páginas en el que asegura que las garantías para celebrar unas votaciones limpias, libres y justas se han deteriorado en los dos últimos procesos comiciales – las elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente en julio 2017 y las regionales de octubre del mismo año. Para la OEV lo mismo ocurrirá en 2018.

En el caso de la Constituyente, el proceso rompió con la dinámica electoral que se venía construyendo en Venezuela desde 2004 -fecha en la que se automatizó el voto- ya que las formas adoptadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) fueron cuestionadas por expertos y políticos dentro y fuera de la nación, mientras que Smartmatic, la empresa que por 14 años le proporcionó la tecnología electoral, denunció que el CNE anunció resultados diferentes a los arrojados por el sistema automatizado de votación.

A su vez, en los comicios de gobernadores se cometieron muchas irregularidades –todas para beneficiar a un sector político. El Observatorio Electoral inventarió las anomalías detectadas antes del día de la elección y durante la votación, mientras que el CNE al tiempo que retrasó la entrega de resultados en el estado Bolívar, anunció un escrutinio que evidenció, por primera vez desde que se automatizó el sufragio, inconsistencias numéricas en mesas, producto de la carga de actas de forma manual demostrando la manipulación del ente electoral. Smartmatic aclaró que no suministró ningún producto o servicio para esta jornada. Tampoco participó en esta nueva elección.

Con estos dos antecedentes en la mira, el OEV analizó el proceso de organización de la jornada de este domingo, encontrando que todas las etapas, desde la convocatoria hasta el inicio y desarrollo de la campaña, han estado marcadas por acortamiento de los lapsos, violaciones a la Constitución, la Ley Orgánica de Procesos Electorales (Lopre) y su reglamento, por ejemplo con la eliminación de fases que en comicios previos, como las presidenciales de 2012 y parlamentarias de 2015, llevaron semanas, pero que ahora en 2018 apenas consumieron días.

“El OEV ha acumulado suficientes evidencias para señalar que se trata de un evento marcado por distintas violaciones a las leyes vigentes. En efecto, los derechos políticos de los venezolanos, como electores y como elegibles, han sido drásticamente limitados por las reglas del juego impuestas por el árbitro electoral”, asevera en el documento.

Al detallar las irregularidades detectadas, la ONG destaca un cúmulo de acciones previas a las elecciones y durante su planificación que patentan las faltas de imparcialidad y transparencia de estos comicios:

  1. Inhabilitación de candidatos.
  2. Ilegalización de partidos políticos.
  3. Restricciones en la inscripción tanto dentro como fuera del país en el Registro Electoral.
  4. Aceptación de candidatos por cuenta propia y por grupos de electores para los cuales luce prácticamente imposible que hayan cumplido con los requisitos de ley para participar como elegibles.
  5. Convocatoria que irrespetó la tradición de efectuar la elección en diciembre.
  6. Eliminación de actividades del cronograma, entre las que están el catastro, uso de la tinta indeleble, observación nacional y acompañamiento internacional.
  7. Acortamiento de los lapsos para las postulaciones, fase que fue resumida a 16 actividades que se comprimieron para ejecutarse en apenas 17 días.
  8. En el caso de las circunscripciones para consejos legislativos, se saltaron la aprobación de las estimaciones de población que debe hacer la Asamblea Nacional y aumentaron el número de diputados en siete estados.
  9. Incumplimiento en lapso de impugnaciones.
  10. Campaña electoral recortada de 96 días en 2012 a 26 en 2018.
  11. Eliminación de las auditorías del software del Sistema de Información al Elector y la de certificación del software del Sistema de Estadísticas de Participación. El primero permite guiar al elector hasta la mesa de votación donde le corresponde sufragar y el segundo mecanismo elabora en tiempo real reportes estadísticos de participación sobre la base de los electores esperados y los efectivamente registrados.

Reseñadas algunas de las fallas e ilegalidades, el OEV advierte que “las acciones y decisiones adoptadas en el transcurso del ciclo electoral no están apegadas a la legislación, lo que ha permitido al órgano de administración electoral a modificar con discrecionalidad, y cuantas veces lo requiera, el período electoral y sus distintas etapas”.

Añade que “marcan peligrosos precedentes los últimos procesos comiciales que han quebrado principios fundamentales del voto y estándares establecidos para que una elección pueda calificarse como democrática: que sea periódica, inclusiva, limpia, competitiva y que permita que los ganadores puedan ejercer el cargo para el que fueron electos. Ninguna de estas condiciones se ha cumplido en los últimos eventos”, y ahora se repiten en 2018.

Con lo dicho por el Observatorio y las críticas que se acumulan a escala internacional, la preparación de la elección del 20 de mayo evidencia sin lugar a dudas que Venezuela, por decisión de sus autoridades electorales, dejó las buenas prácticas por las que era reconocida, para dar paso a comicios totalmente supeditados al poder político.

El costo de echar por la borda una de las mejores experiencias de automatización electoral en el mundo está por verse, pero desde ya se anticipa que la desconfianza ciudadana podría dar al traste con el valor del voto como principal activo de la Democracia en esa nación.

 

Anuncios

El escrutinio preliminar generó tranquilidad en El Salvador

Foto: Última Hora SV

Pasadas varias semanas de las elecciones en El Salvador, en las que se renovaron 168 curules en el Congreso y 262 concejos municipales del país, se hace oportuno comentar que gracias al escrutinio preliminar, que procesó la información de 9.422 actas de escrutinio en solo 36 horas tras el cierre de la votación, los salvadoreños viven un ambiente de paz durante todo el tiempo que les ha tomado a las autoridades del Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunciar los resultados oficiales.

En este país centroamericano el sistema de votación es manual y sumamente complicado debido a la incorporación del voto cruzado en 2015; sin embargo, para la celebración de estos comicios el TSE utilizó tecnología para la realización de su conteo preliminar no oficial, que sirvió para generar tranquilidad a los salvadoreños –y a los partidos políticos- mientras el organismo culmina el conteo final oficial.

Para el escrutinio preliminar, las autoridades pusieron a prueba los escáneres y software coreano de la empresa MIRU, para digitalizar y transmitir las actas, y el software y los servicios de la transnacional Smartmatic,  para procesar las actas y divulgar la información de los resultados en tiempo real.

La jornada electoral transcurrió de manera pacífica. El sistema de divulgación en la web permitió al TSE anunciar las tendencias según partidos políticos (número de diputados por bancada) la misma noche de la elección. Esa tendencia comenzó a verse en línea a las 8:00pm.

No obstante, durante el proceso de conteo preliminar se produjo una falla que afectó los votos de marcas preferentes de los legisladores en los departamentos San Salvador y La Libertad. El director de Smartmatic para Centroamérica, Francisco Campos, explicó que “una pieza de software pequeñita falló a la hora de tomar los nombres de los candidatos y los colocó de una manera desordenada”.  Esta situación se hizo evidente gracias a la tecnología: a la publicación en tiempo real de las actas digitalizadas y de los resultados. Todos los partidos políticos (y hasta los ciudadanos) podían ir auditando los resultados.

A pesar de que la falla se corrigió a tiempo, y los partidos políticos pudieron comparar con las actas los resultados divulgados antes del cierre del conteo preliminar, no faltaron las reacciones de algunos sectores adversos a la modernización del sufragio, que atendiendo a un error que fue detectado solo porque los partidos políticos tuvieron acceso a comparar en tiempo real las actas versus los resultados,  y posteriormente corregido y además admitido, inician una campaña que busca hacer retroceder a El Salvador en su afán de mejorar su sistema de votación.

El director de la ONG, Voto Transparente, y experto electoral, Leandro Querido, realizó una lectura de lo ocurrido en las redes sociales, señalando que “oponerse a la incorporación de tecnología en procesos electorales es reaccionario pero sobre todo ridículo. En El Salvador se produjo un error en la carga manual en el (conteo) provisorio que fue detectado por la propia tecnología y subsanado rápidamente gracias a ella”.

El Salvador debe sacar provecho de lo ocurrido, superando la oposición que se presenta, y siguiendo adelante en su objetivo de contar con un mejor modelo de votación, donde la tecnología adaptada a sus necesidades blinde al voto y el futuro del país.

Colombia bajo presión por elecciones legislativas

 

Foto: El Tiempo

Colombia votará este 11 de marzo para elegir Senadores y representantes a la Cámara de Representantes para el periodo 2018-2022.

El sistema electoral estará bajo mucha presión, pues los antecedentes indican que en elecciones múltiples, en las que muchos candidatos compiten por cargos, fallas y retrasos en la entrega del escrutinio suelen minar la credibilidad del proceso.

Al momento, la Registraduría asegura estar preparada para afrontar el reto de esta nueva votación, pero el modelo manual que usa esta nación siempre colabora en contra.

Para saber qué esperar este domingo, repasamos el alcance del proceso:

  • Se elegirán 102 senadores y 166 representantes a la Cámara. El Congreso colombiano, tradicionalmente conformado por 268 legisladores, quedará con 278 miembros, pues según lo estipulado en los acuerdos de La Habana de 2016, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) tendrá garantizadas 10 curules especiales.
  • A las nuevas y viejas curules se le sumarán dos más después de las elecciones presidenciales, pues el candidato presidencial que quede de segundo recibirá un escaño en el Congreso, así como su fórmula vicepresidencial.
  • Dos alianzas realizarán elecciones internas para elegir a su candidato a la presidencia. Una de ellas es la Consulta de Inclusión Social para la Paz, conformada por Gustavo Petro y Carlos Caicedo, y la otra es la Gran Consulta por Colombia, conformada por Iván Duque, Marta Lucía Ramírez y Alejandro Ordóñez. Para ambas se distribuirán 14.985.640 formatos, equitativamente, en todas las mesas del país.
  • 36 millones de colombianos están habilitados para votar: 17 millones de hombres y 18 millones de mujeres. En el exterior hay 720.259 colombianos que pueden votar en 1.175 mesas en 69 países del mundo.
  • Los electores podrán votar entre 2.737 candidatos al Congreso, divididos de la siguiente manera: 944 aspiran a una curul en el Senado y 1793 lo hacen para la Cámara.

Foto: Publimetro

¿Cómo votar el 11 de marzo?

De acuerdo al partido, habrá listas abiertas o cerradas tanto para la Cámara como para el Senado. Para las listas cerradas se usa el voto no preferente, en el que los electores marcan solo el logo del partido y no un candidato en particular. Los curules serán designados según el orden de inscripción en la lista y los escaños que logren.

Si es por voto no preferente, los electores solo deben marcar el logo del partido en el tarjetón.

Si la lista del partido es abierta, los votantes pueden elegir a su candidato a través del sufragio preferente: marcando únicamente el número del candidato, o el logo del partido y el número del candidato, o solo el logo.

Sistema de votación

  • Para conocer el recinto de votación al que fue asignado y su mesa, pues consultarlo en la página web de la Registraduría ingresando el número de la cédula.
  • El voto en Colombia es manual, es decir, que se usan las boletas tradicionales de papel, la cuales deben ser marcadas y depositadas en una urna.
  • Al llegar a la mesa de votación, el jurado entrega un tarjetón para que se marque el partido y el candidato al que se le quiere dar el voto.
  • Cumplido el proceso de votación, al cierre de las mesas (4:00 pm), se iniciará lo que la Registraduría denomina: preconteo. “Es el proceso de transmisión, consolidación y divulgación rápida de los resultados electorales el mismo día de la elección. Este proceso tiene valor informativo, para que la ciudadanía conozca los resultados, pero no tiene valor jurídico”.
  • En el preconteo los jurados cuentan los sufragios depositados en la urna y con la información llenan dos planillas. La primera de ellas es el “cuentavotos”, que consta de una serie de casillas donde se marcan uno a uno los votos de cada uno de los candidatos y al final se obtiene un total. Este total es el que se coloca en la otra planilla (que es el acta oficial). Los datos del “cuentavotos” se transmiten vía telefónica hacia las centrales de información y es lo que se da a conocer a la población. Al día siguiente de las elecciones es que comienza el escrutinio formal para corroborar que la información resultante coincida con la de las actas.

Opciones de sufragio

  • Voto nulo: un voto será válido solo si se marca dentro de un recuadro, por lo que la selección puede ser anulada si se marca fuera de la casilla, en dos casillas, en medio de dos casillas o en ninguna. También si marca en dos circunscripciones o en los recuadros de voto en blanco de dos circunscripciones.
  • Voto en blanco: la Corte Constitucional estableció que es “una expresión política de disentimiento, abstención o inconformidad, con efectos políticos que protege la libertad del elector” y es incluido en todas las elecciones públicas como un derecho.

La normativa estipula que si la mitad más uno de los sufragios son en blanco, la jornada electoral debe repetirse.

Modernización electoral en Colombia, el futuro que no llega

Desde hace 14 años Colombia cuenta con legislación para adoptar el sufragio electrónico, pero la modernización del sistema ha sido deferida de manera sostenida.

La nación ha admitido los problemas que presenta su modelo de voto manual, y pese a esto mantiene en el congelador la salida que le ofrece la tecnología. Con esta nueva elección, la necesidad de cambio probablemente sea renovada.