Argentina transmite resultados electorales provisorios directamente desde 15 mil centros de votación, para un proceso ágil y eficiente

Foto: El Independiente

Durante 2019, Argentina vivirá entre dos y tres procesos electorales nacionales, a saber, las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO)​ previstas para el 11 de agosto, las generales del 27 de octubre, y una eventual segunda vuelta en noviembre. En todos estos procesos, se espera que el país se estrene en la transmisión de los resultados comiciales directamente desde los centros de votación.

En diciembre pasado, el Correo Argentino -tras una licitación pública- adjudicó a la trasnacional Smartmatic el desarrollo del software para la captura y transmisión de los datos (telegramas) electorales. Este contrato supone la modernización de una de las etapas claves de la votación, ya que de un proceso si se quiere rudimentario, como era el traslado vía terrestre de los telegramas (actas de votación) a las sedes del Correo Argentino la noche de la elección, ahora las autoridades tendrán la capacidad de transmitir directamente desde cada centro de votación hasta el centro de cómputos.

De acuerdo al Correo Argentino, la aplicación permitirá escanear las actas de escrutinio en los 15 mil establecimientos que funcionarán como centros de votación y transmitirlas al centro nacional de cómputo. Según las autoridades, de esta forma la entrega del conteo será mucho más rápida, y además se erradicarán los cuellos de botella que generaba el traslado físico de las actas la noche de la elección. Anteriormente la digitalización y envío se hacían por orden de llegada, pero ahora, la carga será más homogénea.

La automatización de la transmisión, no solo implicará agilizar el envío de los telegramas, sino que también se espera reducir el error humano. El software estará en capacidad de permitir la lectura del código de barra de las actas, la identificación de la mesa electoral, el número de páginas, y otros datos, reduciendo la introducción manual de información.

A su vez, la herramienta brindará varios niveles de seguridad, y registrará los datos del usuario que capturó y transmitió, así como la fecha y hora; dejando una traza que fortalecerá el resguardo de la información.

Por otro lado, las autoridades se preparan en la búsqueda de una solución completa para el procesamiento de los resultados provisionales, puesto que están licitando el servicio del recuento provisorio, que será el que habilite la carga de los resultados de las mesas electorales; el procesamiento; la fiscalización; la totalización; y la difusión de los datos en tiempo real durante la noche de la elección, que estará disponible para todas las partes interesadas.

Argentina continúa avanzando en su objetivo de transformar de la mano de la tecnología su modelo de votación, dejando atrás varios años de pasos en falso, y desinterés de los decisores de encaminar al país a una verdadera transformación, que permita superar los errores, y entregue un sistema capaz de proteger el voto, pero también que facilite el sufragio y todas las etapas propias de unos comicios.

Anuncios

El Salvador abre el rally electoral 2019 en Latinoamérica

Son 10 países de Latinoamérica, los que tendrán procesos electorales durante 2019. El Salvador será el primero que acuda a las urnas, y lo hará este 3 de febrero, para renovar la presidencia y vicepresidencia de la nación.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), además de asegurar que está preparado para llevar adelante el proceso de votación, da por descontado que habrá segunda vuelta, la cual está planificada para el 10 de marzo.

 

 

Ficha electoral

  • El TSE registró un padrón electoral de 5.268.411 electores, de los cuales 5.262.463 viven en El Salvador y 5.948 son residentes en el exterior. Esta baja suma de nacionales habilitados para votar en el extranjero se debe a que el organismo comicial anunció que de los 350.638 salvadoreños fuera del país y que están en el registro electoral, la gran mayoría, es decir 344.690 personas, no expresaron su voluntad de votar en esta jornada.
  • En estos comicios presidenciales compiten Hugo Martínez, del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN); Carlos Calleja, con la Alianza Republicana Nacionalista (Arena); Nayib Bukele, por la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), y Josué Alvarado, con el partido Vamos.
  • Esta es la sexta elección presidencial desde la firma de los Acuerdos de Paz, que pusieron fin a doce años de guerra civil (1980-1992).
  • Para esta votación fueron habilitados un total de 1.595 centros de votación, de los cuales 1.465 funcionarán en escuelas.
  • El TSE imprimió un total 5.792.148 papeletas.
  • El TSE estima que el abstencionismo de este 3 de febrero será menor que el que se registró en los últimos comicios presidenciales, en 2014, donde solo acudió a votar 52% de los electores.
  • Entre 50 mil y 60 mil personas han sido capacitadas para integrar las juntas receptoras de votos, las cuales se instalan mínimo con tres personas.
  • Cada voto en El Salvador representa un costo de $5.27.

 

Sistema de votación

En este país centroamericano el sistema de votación es manual y sumamente complicado debido a la incorporación del voto cruzado en 2015; sin embargo, para la celebración de estos comicios, el TSE utilizará, como en otros procesos, un conteo preliminar no oficial.

El escrutinio extraoficial será realizado a través de la digitalización -escaneo- de actas electorales, las cuales serán enviarán hacia el Centro Nacional de Procesamiento de Resultados (CNPRE) manejado por el TSE, el cual procesará los datos y divulgará los resultados preliminares. Este conteo permitirá para indicar una tendencia del ganador; pero el resultado oficial será difundido después del escrutinio final varios días después.

Previo a los comicios se aplicaron tres pruebas a la tecnología que se empleará para poder emitir un boletín preliminar de resultados al final del proceso.

El TSE ha adelantado que podría no cumplirse la transmisión preliminar desde 100 centros de votación, que por estar ubicados en municipios fronterizos o en La Unión, no tienen señal de internet.

El escrutinio definitivo se realizará desde el 5 de febrero, con las actas electorales en físico. El proceso será verificado por los miembros de todos los partidos políticos participantes.

¿Cómo votar?

Malcolm Cartagena, capacitador del TSE, explicó que existen dos formas de votar en esta elección presidencial. Recordó que en la papeleta o tarjetón que deberá marcar el elector, la persona podrá sufragar por el partido que compite de manera individual, o puede escoger partidos que van en coalición.

En este paso crucial podría haber dificultades, pues de acuerdo a Cartagena, los votantes tendrán que marcar la papeleta rellenando un espacio en forma de bandera dispuesto para ello. Advirtió que si se marca o rellena más allá de la línea, se corre el riesgo de anular el voto.

Seguridad

La Policía Nacional Civil (PNC) y el TSE firmaron un convenio de cooperación para el desarrollo del Plan General de Seguridad Electoral. Con el mismo se espera garantizar todas las instalaciones del organismo, el traslado de los paquetes electorales, y el desarrollo de la jornada comicial.

Observación internacional

Superan los  4.500 observadores nacionales e internacionales, los que vigilarán las elecciones presidenciales. En total, 4.524 observadores fueron acreditados por el organismo comicial, de los cuales 2.541 son nacionales y 1.983 extranjeros.

Entre  estos están los integrantes de la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, la cual cuenta con 56 miembros que trabajan sobre el terreno, nueve analistas y varios miembros del cuerpo diplomático, con los que el número total de observadores es de 81.

 

93 elecciones vivirá el mundo este 2019

El 2019 inició con elecciones en Hong Kong, la primera de los 93 procesos de votación que vivirá el mundo a lo largo del nuevo año. De acuerdo al registro que lleva la Fundación Internacional para Sistemas Electorales (IFES), más de 80 países cumplirán jornadas de votación para elegir presidentes, congresos o autoridades regionales y locales.

De los 93 procesos electorales que se realzarán, África y Europa concentran la mayor cantidad, pues 29 naciones del primero y 28 del segundo adelantarán votaciones. En América serán 16 los territorios donde se harán comicios en 2019, en Asia serán 11 y en Oceanía sumarán 10.

La primera nación que efectuará comicios en la región será El Salvador. El 03 de febrero el país votará para escoger presidente y vicepresidente, pero según el rector de la Universidad Centroamericana, José Simeón Cañas (UCA), solo uno de cada tres electores tiene confianza y está interesado en el proceso.

Nicaragua y Ecuador serán las que vayan a las urnas en marzo, el 3 y el 24, respectivamente. La primera nación tiene frente a sí el reto de superar las elecciones regionales en medio de una crisis política que ha dejado muertos y presos, además con el agravante de mantener un sistema que solo ha traído graves problemas en variados procesos, como en 2012 y 2016, cuando el voto manual ofreció resultados poco confiables.

A su vez Ecuador, que tendrá comicios locales, espera ofrecer resultados (preliminares) rápidos. Para ello, ha programado repetir el modelo de sufragio manual, digitalización de actas y difusión en línea del conteo que viene usando desde hace varios años. Sin embargo, hay que recordar que esta nación, en lugar de adelantar un proceso transparente de adquisición de tecnología, desde 2018 usa equipos coreanos prestados para la digitalización y transmisión de las actas de escrutinio.

El 5 de mayo será Panamá la que saldrá a sufragar en comicios generales. Esta cita mostrará cómo la falta de compromiso de las autoridades impide que el modelo de voto electrónico probado en 2014, y que fue diseñado por el Tribunal Electoral (TE), sea adoptado. El mismo reproduce características de sistemas ya probados en otros países, por lo que el experimento fue exitoso, pero a la fecha se mantendrá el mismo sufragio manual que recibe críticas y genera desconfianza.

En México se volverá a votar  tras las presidenciales del año pasado. El 2 de junio habrá comicios regionales y locales en cinco estados. Las autoridades tienen el desafío de superar las fallas en los procesos de escrutinio y publicación de resultados que se dieron en 2018. En ese sentido, los esfuerzos deben direccionarse en trabajar para tener en el mediano plazo un solo mecanismo de conteo, ya que actualmente utiliza tres, y sólo es considerado oficial el que se entrega semana después de las elecciones.

Las razones de avanzar en adoptar un modelo único, seguro y transparente, es que en las pasadas presidenciales, los mecanismos que arrojan datos extraoficiales presentaron fallas. En el caso del conteo rápido, la incertidumbre reinó durante días sobre los otros 18 mil puestos en disputa, mientras que el Programa de Resultados Electorales Preliminares (Prep), presentó serios inconvenientes, generando violencia y desconfianza en diversas regiones.

Guatemala también votará en junio, y lo hará por todos los cargos de elección popular que se eligen en esa nación: presidente, vicepresidente, 158 diputados al Congreso, 20 al Parlamento Centroamericano y 340 corporaciones municipales. Este país tendrá que revertir los negativos resultados de sus elecciones más recientes, las de 2015, cuando un “empate técnico“, entre el segundo y tercer candidato a la Presidencia, impidió al Tribunal Supremo Electoral (TSE) emitir resultados para despejar dudas sobre quiénes serán los contendientes del balotaje. La violencia empañó la jornada democrática en esa ocasión.

Colombia, Uruguay, Argentina, Bolivia y Haití son las naciones que en octubre completarán la programación electoral de 2019.

La jornada neogranadina será el 27 de octubre para elegir los gobernadores de los 32 departamentos, diputados de las Asambleas Departamentales, alcaldes de 1099 municipios, concejales municipales y ediles de las Juntas Administradoras Locales del territorio nacional.

En esta ocasión, los colombianos tampoco estrenarán el voto electrónico. Aunque se cuenta con la legislación, no ha habido disposición para instrumentarla. De esta forma, se volverá a las urnas con la incertidumbre de si los votos nulos, la suplantación de identidad, el escrutinio manual y otras falencias del sufragio tradicional dañarán los comicios. La misma circunstancia vivirán Bolivia y Haití.

En Argentina, las presidenciales, regionales y legislativas coparán buena parte del año. El calendario es abultado, pero indefiniciones, conflicto político y desinterés han dilatado la instrumentación de un sistema automatizado para los comicios federales. Este país requiere una revisión de su modelo de votación, y además un trabajo serio de sus autoridades para superar las falencias que suelen empañar las votaciones.

A la vista de este recuento, está garantizado que 2019 será un año de retos electorales para muchas naciones. Sin embargo, las justas comiciales en Latinoamérica representan una gran oportunidad para la tecnología, debido a que diversos países tendrán que decidir en el futuro próximo entre avanzar o seguir postrados a la obsolescencia técnica-electoral.