Novedades tecnológicas en las elecciones de medio término de Estados Unidos

En noviembre próximo, Estados Unidos cumplirá las elecciones de medio término –más de 500 cargos en disputa sólo en el ámbito legislativo y gobernaciones. Esta jornada será propicia no sólo para conocer si los republicanos podrán mantener el dominio de la Cámara de Representantes y el Senado, sino también para saber cuánto avanzó el país en la necesaria modernización de sus sistemas electorales.

Una primera revisión al trabajo que se viene haciendo en diferentes estados, muestra que para estas votaciones además de disponerse de un plan de recursos extraordinarios para actualizar la tecnología electoral, también se probará un nuevo modelo de sufragio remoto.

El financiamiento para la mejora de la administración electoral, obedece en parte a que en la última votación –las presidenciales de 2016- se repitieron los problemas de obsolescencia tecnológica que antes había sufrido el país, por lo que la Ley de Apropiaciones Consolidadas de 2018 -aprobada en marzo- inyecta $ 380 millones en subvenciones para mejorar los sistemas comiciales.

Los recursos manejados a través del Fondo de Seguridad Electoral, están siendo orientados a fortalecer la administración de las elecciones para la oficina federal, actualizar la tecnología y en la seguridad de los comicios.

De estos elementos, llaman la atención dos estipulaciones que están alineadas con las mejores prácticas de automatización electoral. La primera referida a que las subvenciones se usen para remplazar viejas máquinas de votación, por equipos que dispongan de la opción de impresión en papel del sufragio.

Con esta acción, se está promoviendo la adopción de la verificación del voto en papel para el elector (Voter Verified Paper Audit Trail o VVPAT). La principal fortaleza del VVPAT es que permite al votante comprobar que la máquina registró correctamente el voto.

Lo anterior se traduce, en que la impresión física de cada voto genera una traza de papel que abre la posibilidad de cotejar los sufragios en papel con el conteo automatizado reflejado en las actas.

La segunda disposición de la normativa sobre las subvenciones, alude a que los estados usen los recursos para implementar un sistema de auditoría posterior a las elecciones que mejore la confianza en los resultados.

Con ambas peticiones, las autoridades se enmarcan en las recomendaciones hechas hace dos años durante los comicios presidenciales. La Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que actuó por primera vez en esa nación, resaltó algunos problemas técnicos que retrasaron el ejercicio del voto, debido a fallas técnicas por la obsolescencia de las máquinas.

Voto militar

En noviembre además se espera que West Virginia habilite el voto remoto en línea para los militares. De acuerdo con la información ventilada, los estadounidenses registrados como electores en esta región, pertenecientes a las fuerzas militares y que estén destacados fuera del territorio nacional, podrán votar en las elecciones de medio término.

La cuenta en Twitter de la Secretaría de Estado de West Virginia, muestra que la solución de voto móvil militar fue presentada en otros estados, en la idea de extender su uso.

Se conoce que para poder usarla, los militares habilitados deberán registrarse con una foto de un documento de identidad oficial y un video del rostro en estilo selfie, de manera que un software de reconocimiento facial compruebe que la cara en ambos requisitos corresponden a la misma persona. Superado este paso, se podrá ejercer el sufragio.

Tanto las subvenciones para mejora tecnológica, como el voto remoto, son las novedades que por ahora han trascendido de cara a noviembre en Estados Unidos. Sólo resta esperar para esclarecer si lo hecho es suficiente, o el país debe seguir insistiendo en la renovación para que sus electores se sientan más seguros, y sus pares comprueben que con la tecnología adecuada, no vale ninguna acción que intente subvertir la voluntad popular.

Anuncios

México se replanteará voto electrónico en el exterior

Luego de haber diferido la adopción de un modelo de voto electrónico para los residentes en el exterior por indecisión de las autoridades, ahora México se replanteará automatizar el sufragio de sus nacionales en el extranjero. El Instituto Nacional Electoral (INE) ha señalado la necesidad de estimular la participación de este sector de la población, y el sufragio electónico es la alternativa. Aquí la reseña.

Diálogo de la ONU como oportunidad de modernizar el voto en Honduras

Foto: El Heraldo

Desde hace décadas, la democracia hondureña ha estado marcada por altos niveles de violencia. Según el Igarapé Institute, Honduras estuvo entre los cuatro países con más asesinatos en 2017. La tasa de homicidios se ubicó en 42,8, viéndose superada solo por El Salvador, Jamaica y Venezuela.

Para cambiar esta dura realidad sus autoridades, junto a entes internacionales, están buscando alternativas. Uno de los más recientes esfuerzos es el que hace la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que promueve un diálogo político que involucra un temario variopinto, incluida la materia electoral.

De acuerdo a la información que se ha hecho pública, serán 13 los puntos a debatir bajo el acompañamiento de la ONU. Estos van desde temas tan polémicos como la reelección y el número de diputados, a aspectos como la reforma del padrón y la automatización del sufragio.

La discusión que se avecina será fundamental para los hondureños, pues en casi todos los procesos comiciales anteriores han estado plagado de los típicos vicios del voto manual. Es decir: inconsistencias numéricas; actas con fallas y voto doble; y retrasos en la entrega de resultados, etc. Basta con recordar lo sucedido en las últimas elecciones generales para entender la urgencia del tema.

Para hacer frente a estas faltas y garantizar mayor confianza, Honduras deberá transformar su sistema electoral para que sea capaz de registrar fielmente el voto; preservar su secrecía; garantizar que los resultados no puedan ser alterados; permitir auditorías de los procesos; y además, que el método de votación sea de fácil ejecución para todas las personas.

Todo lo anterior se logra con el voto electrónico. Éste sistema ofrece herramientas que permiten minimizar la intervención humana en las tareas más importantes, y por ende, eliminar los errores tanto como intencionales como involuntarios. Modernizar el voto con tecnología significa añadir transparencia, rapidez y eficiencia. Y todo esto redunda en una mayor credibilidad de los resultados.

Aunque las discusiones no han comenzado, es positivo que esta nación discuta los beneficios que la tecnología ofrece. A la fecha, el sufragio electrónico ha logrado dirimir comicios con marcada polarización política, compleja infraestructura electoral, escrutinios cerrados y cientos de candidaturas simultáneas.

Es oportuno recordar que ofrecer al país más y mejores garantías electorales, a sabiendas de que los comicios transparentes son sinónimo de paz, es la vía correcta para fortalecer el sistema democrático. Con el diálogo auspiciado por la ONU, Honduras se acerca al objetivo de modernizar su sufragio.